domingo, 6 de noviembre de 2011

Día de lluvia




Día de lluvia.
Finas gotas que lavan la memoria.
Se empaña el cristal del alma,
y nadie sabe por qué.

Frío, apatía,
la casa desangelada,
pero no se encuentran las goteras
y huele a humedad reseca.

La tierra abre sus poros
para beber el cielo,
y no lo consigue.
Se siente lejos.

¿Quién estudió la ciencia
de los sentimientos?

Suenan las nubes
sobre la cabeza
y adormecen vidas.

Goterones que enmarcan,
dejan huella soldada
en vacíos insondables,
de soledades olvidadas.

La esperanza se entremezcla
con la melancolía,
explorando exteriores
calados de lluvia.

2 comentarios:

¿Cómo terminar una historia?