miércoles, 2 de noviembre de 2011

Salinas (La voz a ti debida) v.494-521

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
 los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
“Yo te quiero, soy yo”

Creo que he descubierto la transcendencia de mi personaje de CUENTO PARA NIÑOS ESCRITORES en los versos subrayados de Salinas.

2 comentarios:

  1. El segundo verso recuerda al himno nacional mexicano: «[...] Y sus templos, palacios y torres [...]» ¿Es casualidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no losé, pero he estado investigando un poco y nunca estuvo en México (sí en Puerto Rico), ni se habla de que tuviera influencias mexicanas..., pero todo puede ser ;D

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?