viernes, 17 de febrero de 2012

Batallas perdidas


Otra batalla perdida.
Las sin cuenta anteriores
no las anoté,
pero esta es diferente.

No será la última,
tampoco es especial,
una más entre otras
que he querido registrar.

Para cuando,
elevada en la cresta de la vida
contemple el valle umbrío
en que caí,
no se me suba el orgullo
a la cabeza.

Una derrota aprendida
para volver a caer,
pero rebotando,
evitar filos agudos de rocas
en la ladera.

Para cuando
el día pese y se hagan
de plomo los pies
tener un motivo
por el que cantar,
silbar o recordar poesías.

Porque no todo es deseo,
sueño, propósito, guerra.
También hay tiempo de hacer
las paces con uno mismo.
Invitarle a mirarse al espejo
y reírse a carcajadas.

¿Entonces soy yo
el que río, la que ríe?,
¿o es mi sombra, mi reflejo?
Un yo soñado nunca real...

Los sueños no saben reír.
Eres tú.
El de la sonrisa incierta,
porque te levantas
tras otra batalla perdida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?