jueves, 23 de febrero de 2012

Un hombre de ciencia: Jerôme Lejeune


http://images.wikia.com/angelesespeciales/es/images/f/fa/Lejeune1.jpg
 Jerôme Lejeune es un médico francés que se dedicó fundamentalmente a la investigación en la naciente rama de la Genética. Con 32 años descubre la primera anomalía cromosómica en el hombre, la trisomía 21 que genera el Síndrome de Down. Fue director del CNRS (Centre national de la recherche scientifique).

Es el primer profesor de Genética de la facultad de Medicina de París, y un año más tarde le nombran jefe de este servicio en el hospital Necker-Enfants Malades. Allí estuvo trabajando hasta su muerte, buscando terapias eficaces contra las anomalías causantes de minusvalía y continuando su investigación sobre las enfermedades genéticas.

Por su rechazo al aborto se le retiraron muchos de los méritos conferidos por su brillante investigación. Estaba comprometido en la defensa de la vida humana sin dudar en declararlo públicamente y participando en actividades dentro de asociaciones como “Laissez-les vivre” y “Secours aux futures mères”. Fue el primer presidente de la Academia Pontificia de la Vida. Su proceso de beatificación ya está en marcha en París. Un ejemplo más de que ciencia y religión no están reñidas, sino que ambas pueden sacar lo mejor del hombre, como fue el caso de Jerôme Lejeune, un valiente defensor de la vida, un brillante investigador y médico, un hombre preocupado por la sociedad, un católico practicante con virtudes heroicas.

En palabras suyas: “Los hijos están unidos permanentemente a sus padres mediante un vínculo material, la larga molécula de ADN, en la que está inscrita, en un lenguaje invariable, toda la información genética. En la cabeza de un espermatozoide hay un metro de ADN dividido en 23 fragmentos(...) Tan pronto como los 23 cromosomas del padre aportados por el espermatozoide se unen con los 23 de la madre aportados por el óvulo, queda reunida toda la información necesaria y suficiente para determinar la constitución genética del nuevo ser humano”.

Lo deja muy claro uno de los padres de la Genética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?