domingo, 25 de marzo de 2012

Kalon: La necesidad de lo inútil.

Kalon: la necesidad de lo inútil fue, sobre todo, un congreso para pensar. Por eso, escribiré varias entradas sobre las ponencias y los temas que debatimos. Empezaré por el principio... Aquí remito a la apertura del congreso por Raquel Cascales.

            Yo con lo que me quedé es: ¿puede lo inútil liberarnos de lo superfluo?

        Y  se me ocurren muchas cosas. Pienso en la observación de Raquel en mi entrada de Una experiencia única: ¿qué habría pasado si el ingeniero del tren bala no hubiera ido a la aparentemente inútil charla de ornitología y no se hubiera fijado en el pico del martín pescador, que le permite penetrar en el agua sin salpicar? Me acuerdo también del tan famosos discurso de Steve Jobs, que volví a ver el otro día. En la tele echaban una peli sobre los inicios de Apple y de Windows (Los piratas de Silicon Valley) y como no quería que mi madre se quedara con una versión tan mala de Steve Jobs busqué el vídeo en YouTube.
          
            La primera historia que cuenta es de cómo asistió a una clase sobre tipografía, y cómo más tarde lo aplicó al primer ordenador Mac. Habla de que no podemos unir los puntos hacia el futuro, pero sí podemos unir los puntos hacia el pasado. Y aconseja a los que le están oyendo que encuentren lo que verdaderamente les gusta y se dediquen a ello con ganas y con la vida. De esa manera el trabajo se convertirá en algo genial.

            Como decía el escultor Henry Moore: “el secreto de la vida es tener una tarea, algo a lo que dedicar tu vida entera, algo en lo que poner todo, cada minuto de cada día de toda tu vida. Y lo más importante es que debe ser algo que sea imposible que hagas”. Pone el objetivo incluso más lejos que Steve Jobs. Pero, ¿cómo es posible dedicar la vida a algo imposible? Creo que es necesario para el hombre. A Gaudí no le importó dejar la Sagrada Familia a medias: las catedrales medievales tardaban siglos en construirse y su objetivo era hacer una catedral como las medievales... Quizá pensemos que esto queda para los genios. Bueno, soy de las que piensan que esta crisis económica es una crisis de valores, y no puedo evitar recordar un punto de Camino de San Josemaría Escrivá: "Un secreto.-Un secreto, a voces: estas crisis mundiales son crisis de santos". Vale, si la palabra santo te quema, sustitúyela por genio, persona que cambiará el mundo: lo que mejor te suene… En mi contexto sirve… Porque, ¿qué es un santo sino un genio que hace su genialidad por Dios?

            Hace un par de años vi un documental sobre Gandhi. Me impresionó saber que estudió Derecho en Inglaterra y que perdió su primer juicio porque era tímido y no fue capaz de pronunciar palabra. Sí, el hommbre que consiguió revolucionar a toda la India de manera pacífica con sus palabras y su ejemplo, Premio Nobel de la Paz… Eso significa que tú y yo podemos cambiar el mundo, en aquello que más nos guste.

            No cabe la excusa de que no se sepa hacer nada. Kalon: la necesidad de lo inútil. Ahí entramos todos y cada uno. Otro modo de pensar. Calidad frente a cantidad. Para que las cosas tengan valor en sí mismas.

            Otra cosa que se me viene a la cabeza es lo que Hemingway le pregunta y argumenta al protagonista de Midnight in Paris: "No escribirá bien si tiene miedo a morir. ¿Tienes miedo a la muerte? (…) Es algo que ha pasado a todos los hombres y a todos les pasará. ¿Ha amado de verdad? (…) Una pasión bonita y veraz, ¿al menos en ese momento pierde el miedo a la muerte? Creo que el amor que es real y veraz crea un vínculo, una tregua con la muerte. La cobardía viene de no amar o de no amar bien que es lo mismo. Cuando el hombre que es valiente y veraz mira cara a cara a la muerte como cazadores de rinoceronte que conozco (…), como aman con suficiente pasión apartan a la muerte de su mente hasta que vuelve como hace con todos los hombres. Es hora de volver a hacer el amor de verdad." Me parece genial esta manera de explicar la sed de cosas imposibles que tenemos por ser seres humanos... Aprendemos el concepto de infinito en las matemáticas, y buscamos expresarlo a través del arte, quizá con el humor  y la ironía de FluxPics y con otras muchas cosas.

2 comentarios:

  1. Me encanta que le sigas sacando tanto jugo a las comunicaciones de Kalon. Creo, además, que esta es una de tus mejores entradas ya que se combinan a la perfección facetas tan diferentes como: ciencia, filosofía, religión, cine, arte, reflexión social, opinión e ironía.

    También quería aludir a una entrada anterior en la que sigues queriendo defender la necesidad de lo útil. ¡Por supuesto que lo útil es necesario! Pero es que eso no lo pone en duda, hoy, nadie.

    Vivimos en un momento, gracias a la publicidad, en que se nos hace creer que necesitamos todo aquello que puede sernos útil. De ahí la necesidad de reivindicar que también hay "cosas", realidades, aspectos de la vida que aunque no son útiles también resultan necesarios.

    Hasta aquí mi speech de hoy.
    A ver si dejas tus comentarios en el foro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raquel. Cada una de las comunicaciones de Kalon irán saliendo en mi blog, porque me han hecho pensar... Intentaré meterme en el foro a comentar (es que soy de efectos secundarios, y funciono mejor con mi blog, jeje, aunque no sirva de excusa). En cuanto a mi defensa de lo útil, quizá es que estoy harta de las connotaciones publicitarias de lo útil, y busco algo más metafísico... Por eso, sigo pedaleando.

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?