jueves, 3 de mayo de 2012

Definición


Siempre huía de ti,
corriendo si era preciso
(y eso que odiaba el deporte
casi tanto como ahora),
por esquiva, por mentirosa...

Y es que no sabía nada
de la musicalidad de tu lenguaje,
de las cosas escondidas,
del misterio, la metáfora
y la paradoja.

Solo tú me separabas
de mi carrera filológica,
ya ha tiempo abandonada.
Años de luchar contra ti,
con tu métrica, tus recursos
¿aliteración? ¿híperbaton?
¿polisíndeton? Y soneto,
copla manriqueña y
décima o espinela.

Sientiéndome sorda entre
los que oyen, y ciega entre
los que ven, te desprecié
por bruja: porque no
te podía entender.

No tenías un comienzo,
ni seguías un hilo argumental:
eras loca, a veces querías
decir lo contrario de lo que
estabas diciendo...

Por fin vuelvo a ti
porque necesito
lo que antes no entendía
(y ahora tan-poco).
Que solo en la paradoja
se entiende el ser humano,
¡si es que se entiende
de alguna forma!

Y me aprovecho de
tu nombre para vaciar
el alma de pesares
y esperanzas, todo tan
revuelto, como tú misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?