martes, 22 de mayo de 2012

En el espejo

El título de la entrada me lo ha cedido E.G-M., como me ha parecido muy caballeroso lo menciono... Este es uno de mis primeros intentos de soneto. Realmente me cuesta cuadrar los endecasílabos, y sobre todo hacer rimar con lo que toca. En fin, aquí lo dejo:


Andares torcidos, frente arrugada,
expresión lastimera, ojos huidizos,
pelo moreno, ausentes los rizos,
y siempre vestidura descuidada.

Sonrisa tímida, hueco en la almohada
de cráneo pequeño, ideales fronterizos
que son genios de la luna mellizos
y caprichosos con funciones de hada

de esas de viejos cuentos y leyendas.
Aire ensimismado, re-concentrado
y vuelto a concentrar en un interior

quizá vacío, quizá lleno de prendas,
parece estar soñando en verde prado
oculto casi siempre del exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?