martes, 8 de mayo de 2012

Experimentos químicos caseros (I): fluidos no newtonianos

 En otra ocasión ya hablé de la experiencia de participar en el programa de Be a Mentor de la Universidad de Navarra, haciendo experimentos de química en colegios o institutos de Pamplona. He pensado que igual os gustaría saber alguno de ellos, porque la mayoría no necesitan material peligroso y pueden hacerse en una casa, (siempre y cuando procuremos no manchar...).

Esta entrada está dedicada a los fluidos no newtonianos: que son aquellos que presentan diferente comportamiento según la presión que se aplique sobre ellos. Podemos “fabricar” uno, simplemente con harina Maizena y agua en un recipiente. La práctica consiste en ir mezclando ambos elementos hasta que no sea ni sólido ni líquido (¿?). Sí, has leído bien, si no te pasas de añadir agua o Maizena, acabas teniendo una suspensión de Maizena en agua con un comportamiento típico de fluidos no newtonianos. Intenta amasar la suspensión: parece sólida. Coge un poco en tu mano: parece líquida. Apoya suavemente tus dedos en la superficie: se hunden como si fueran arenas movedizas. Pega un puñetazo con todas tus fuerzas: ¡y no salpica! Coloca una tapa de boli: verás que flota; ahora pon una moneda de un céntimo: verás que se hunde...

¿Por qué todo esto? Porque lo que has hecho se comporta como un líquido cuando se aplica poca presión, pero como un sólido cuando le aplicas mucha. Es un fluido no-newtoniano. Con el paso del tiempo, si dejas reposar el recipiente, verás que la harina se deposita en el fondo, y queda agua por encima... No hay que preocuparse, vuelve a mezclarlos y obtendrás de nuevo “el juguete”.

Aviso: pringa muchísimo... Así que cuidado con donde se te cae... Al final es harina y agua, y las manchas se quitan fácilmente, pero si salpicas todo, tendrá una pinta que a los padres y los amantes del orden y la limpieza, puede no gustarles... Se dice que tiene propiedades anti-estrés como las pelotitas de goma que sirven para apretarlas. Por si quieres probar en exámenes.

En casa, podemos hacerlo en pequeñas cantidades. Aquí os dejo un vídeo “a lo grande”:


Si te ha gustado el fluido no-newtoniano, te recomiendo esta entrada sobre fluidos.


2 comentarios:

  1. ¡Mola! Cuando vuelva a tener oportunidad de pasar al otro lado, lo probaré. Porfa, sigue escribiendo sobre esto experimentos caseros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que seguiré escribiendo, aunque no todos los experimentos que propondré tienen materiales tan sencillos de conseguir como este... Lo cierto es que tengo varias redactadas, porque no se me ocurrían temas más variados...

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?