sábado, 30 de junio de 2012

Este (gran) Chesterton

http://librosatenea.mercadoshops.com.ar/san-francisco-de-asis-gk-chesterton
-1943-_iZ7211XvZmXpZ1XfZ81398715-7211-1.jpgxIM.jpg
Pensaba que habiendo leído lo más conocido de este autor inglés, ya nada me iba a sorprender: claramente soy un ejemplo de snobismo..., Chesterton es un genio, ¿cómo no lo iba a hacer? He leído prácticamente de seguido sus biografías de San Francisco de Asís y Santo Tomás de Aquino. Quizá lo primero que tengo que señalar es que ha conseguido que me interese por ambos personajes y me ha animado a intentar leer algo de lo que escribieron. Al empezar la lectura, le eché en cara a Chesterton que tuviera esa manera tan rematadamente complicada de relatar, porque se salta toda la cronología, introduciendo anécdotas vitales al margen del hilo de su defensa del santo: la vida que cuenta es solo una anécdota dentro del argumento de su santidad: ¿por qué San Francisco se hizo santo?, ¿cuáles son las señas de identidad de este Poverello de Asís que se declaraba el Juglar de Dios? Incluso esto pasa a segundo plano, porque para Chesterton, lo importante es que San Francisco de Asís ha "revolucionado" el mundo, es un hecho histórico que su vida marca un antes y un después dentro de la historia de la humanidad (que Chesterton siempre remite a la influencia del Cristianismo).

http://img269.imageshack.us/img269/3883/libros1251.jpg
La segunda biografía comienza con una comparación entre los dos santos, como para resaltar la originalidad y las aportaciones tan grandes de ambos santos. Y para ello, no encuentra nada mejor que compararlos, contrastarlos, remarcar sus diferencias y su santidad. Pero no solo entre ellos, sino entre San Francisco y Santo Domingo, Santo Tomás y San Luis de Francia y San Alberto Magno (por supuesto me la guardo para el día de mi patrón) y San Buenaventura...

Ahora mi vergüenza... (o la venganza del autor). En otra entrada di a entender que Chesterton no conocía la maravilla de la investigación científica, y me lo encuentro hablando con toda paz acerca de Darwin, de un Universo creado a partir de la nada, etc., etc. E incluso dando en el clavo con afirmaciones como que la humanidad se orienta hacia el fascismo y el nazismo (que visto lo que he leído sobre eugenesia y embriología no es nada descabellado), o esa ironía maravillosa de no querer reconocer que somos seres imperfectos y por tanto debemos la existencia a un Ser Perfecto, cuando la modernidad se empeña en recalcar que venimos de la nada... Incluso sus palabras citando a Santo Tomás que condena la usura, sirven para explicar la crisis económica de ahora, porque al fin y al cabo debió ser similar a la vivida por Chesterton, que el autor siguiendo un poco lo planteado aquí también achaca al capitalismo...

¡Qué envidia me da Chesterton! Quisiera tener esa lucidez de análisis de la sociedad, pero más que nada esa profundidad de llegar a la esencia de la santidad, independientemente de las peculiaridades del santo. Lo que más me gustaría es mantener una larga, larga conversación con él.
http://1.bp.blogspot.com/-lqbxDGo4dtc/T5rrdG-EV7I/AAAAAAAABUI/t6RAlge5674/s1600/CHESTERTON+1.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?