sábado, 14 de julio de 2012

¡Pobre de mí!

Eso que les da por cantar, es lo que digo yo... A mi edad (llevo algo así como dieciesiete siglos muerto) con semejantes tonterías. Y mira que yo hice todo lo posible, ¿eh?, cuenta la leyenda (estos modernos que les da por decir las cosas de una manera tan cursi...) que perdí la vida precisamente por predicar en contra de todo lo que hacen ahora al amparo de mi nombre. Eso no ha cambiado: antes como actualmente, la verdad no sienta bien y cuanto más verdad y más cuesta, menos. Ahora son más sofisticados y cuentan con métodos ingeniosos para silenciar la verdad que no quieren conocer. Se refugian en la ciencia como si el carecer de sentido fuera a llenar el infinito que llevan metido tan hondo como lo tenía yo mismo. Acusan de pseudociencias, de imaginería popular, de cuentos infantiles de edades olvidadas... Ya, ya veo. Creer que sabes que no hay nada, no ayuda, créeme, que me dejé la vida en ello. Lo que te hace sentir mal no es un producto cultural como les gusta vender: en mi época no había ninguna inculturación posible (éramos todos unos bárbaros tremendos) y hubo más conversiones que en la vuestra (esto me lo he inventado, ya veremos en el Juicio Final). Con tachar de incultos y crédulos a los creyentes, se piensan que ya tienen dominado el mundo, y más que el mundo su interior... Bueno, en el siglo IV los métodos eran más bastos, y yo morí mártir (sí, el pañuelo rojo que habéis llevado todos estos días desde el chupinazo tiene que ver con esto). 

¿Alguna vez habéis pensado, vosotros los que habéis venido a "mi fiesta" que significa morir por una idea? Más que una idea, morí por defender a una persona, pero dado que ese nombre lo utilizáis arbitrariamente para lo que os interesa (léase aborto, eutanasia, etc.), como os tiran más los conocimientos, pensad, imaginad siquiera un instante que decidís defender una idea hasta la muerte (y digo hasta la muerte porque pocos creéis en el más allá). Y luego imaginad que a la vuelta de un porrón de años organizan unas fiestas en vuestro honor donde se practica lo contrario por lo que moristeis...

¿Qué? ¿Qué os parece la experiencia? ¿Un fracaso? Pues no, aunque hoy entone con vosotros el pobre de mí, no pierdo la esperanza de que 2013 será mejor, en todo caso os desvelaré el secreto más adelante. ;)
http://www.turismo.navarra.es/NR/rdonlyres/C9C9A8AB-E46F-481E-BDC2-51F8310ACED9/468/01.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?