martes, 24 de julio de 2012

¡Uf!, menos mal...

Sí, eso es lo que me ocurre cuando escribo alguna entrada en mi blog: la pongo del derecho, del revés, y se mire por donde se mire, ¡no es perfecta!, ¡no está completa! A veces se le puede poner un link a un post anterior o a la Wikipedia (risa malvada), pero a veces ni con eso. Si te enrollas, la entrada es demasiado larga; si resumes se quedan cosas en el tintero. Y luego están los comentarios: que dan pie a seguir o no con el tema. Así voy haciendo una especie de "índice por publicar", que tiene el mismo éxito que mi lista de cosas por hacer o libros por leer: poco o nulo. Funciona al principio, pero luego se acumula el trabajo, al final somos limitados... Entonces, me acuerdo de que esto solo se trata de "hilos sueltos" y que quizá mi tarea es tan interminable como la de Bastián Baltasar Bux y Atreyu. 

4 comentarios:

  1. Nunca llueve a gusto de todos. Hay que contentar al público, pero sin llegar a perder la propia identidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te parece que estoy perdiendo mi identidad? :D

      Eliminar
    2. No, tú siempre has hecho lo que te ha dado la gana y sigues haciéndolo. Sencillamente, si los comentaristas nos ponemos pesados y exigentes, pasa de nosotros y punto.

      Eliminar
    3. ¡Qué susto!, por un momento me has hecho dudar XD

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?