domingo, 12 de agosto de 2012

El hombre se para a pensar (II)


Seguimos cuestionándonos la existencia con la letra de Siniestro Total:

¿Dónde vamos después de morir? 

 La muerte en sentido filosófico implica la separación de cuerpo y alma. A nivel físico, significa el fallo de alguno de los órganos necesarios para la vida (corazón, cerebro, riñón, pulmones) ya sea por enfermedad o por el desgaste normal de la edad. En cualquier caso, para los seres humanos está determinado por la parada de la actividad cerebral. ¿Qué ocurre después? A nivel filosófico, al separarse el "principio vital" que es el que daba unidad a todo el organismo, provoca la descomposición del cuerpo humano, en elementos cada vez más sencillos. Tarea que realizan los microorganismos y que podéis ver aquí (no con humanos, ¿eh?) si tenéis fuerte el estómago. Les servimos de alimentos, y nuestros átomos y moléculas quedan disponibles para formar parte de otros organismos. Si eres de los que admites que estás hecho de cuerpo y espíritu, queda pendiente el saber a dónde va tu espíritu, y obtendrás respuestas de la religión. La ciencia no tiene nada que decir, porque ahora que no tienes cerebro, no puedes "físicamente" pensar...

¿Qué son los agujeros negros?

Se forman tras la muerte (final de la energía) de una estrella: empieza a ejercer la atracción gravitatoria sobre su propia materia hasta crear un núcleo de enorme densidad (materia muy, muy reconcentrada) que tiene tal fuerza de gravedad (recordemos que la atracción gravitatoria es proporcional a la masa, así que imaginen una super-masa) que ni la luz cuando incide sobre el agujero negro vuelve a salir (y de ahí viene su nombre). Tampoco es mi tema..., pero científicos de la talla de  Einstein, Penrose y Hawkins han estudiado, predicho y demostrado muchas de sus características, e incluso conozco (aunque aún no la he leído) una novela de ciencia ficción que trata del proceso de Penrose para extraer energía de un agujero negro.

¿Se expande el universo? 

Ya contestamos en el capítulo anterior que sí. Está demostrado por el llamado "corrimiento hacia el rojo", es decir las galaxias se alejan de nosotros porque si se acercaran tendríamos un "corrimiento hacia el azul" (se refiere al espectro electromagnético: mayor energía es azul y menor rojo) y podríamos ser testigos del Big Crunch..., pero va a ser que no...

¿Es cóncavo o convexo? 

Por lo que escuché en esta charla de Krauss, nuestro universo es plano, es decir: tuvo un comienzo en el Big Bang, y según los cálculos de la materia que lo forma (incluyendo la materia oscura) estamos en el límite... para que no se produzca la inversión de la expansión del universo. La fuerza de la gravedad no será suficiente para volver a contraerlo todo a un Big Crunch: estaremos expandiéndonos por el espacio infinito hasta que... No tenemos ni idea de lo que puede pasar... Puedes hacer un experimento sencillo (no te aseguro que sea equiparable al fin del universo, pero te puede dar una idea de lo que significa "dilución") pon una pizca de sal en un recipiente grande, vete echándole agua poco a poco hasta alcanzar un volumen de varios litros, bebe agua. El experimento acaba cuando no te sepa más que a agua. Es un concepto filosófico :)

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos? 

En la entrada anterior hablábamos de átomos y de materia y de espíritu. Además, el ser humano se reconoce por su nombre: tiene una identidad que lo hace ser el individuo X y no el Y. Quizá para un ratón, la diferencia esté en el peso o en la propensión a desarrollar una enfermedad. En el caso del ser humano contamos con muchas más variantes: profesión, sueños, ambiciones, preocupaciones, actividades, relaciones, preferencias. Todo eso constituye el quién eres y hacia dónde vas (en esta vida, por lo menos). Probablemente también puedas trazar un árbol genealógico para saber lo más cercano de lo que procedes, aunque no estás determinado por ello (el ser humano puede establecer vínculos como la adopción que lo configuran más que su dotación genética de los padres biológicos).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?