jueves, 2 de agosto de 2012

Hasta las narices, oye...

Sí, estamos en agosto y yo sigo sin encontrar una salida por la puerta de atrás para mi ahora odiado trabajo fin de máster. ¡Me estoy volviendo loca! Y ya no me importa mucho nada... Mi jefa se ha ido de vacaciones, y yo sigo viniendo al laboratorio a que el cromatógrafo marque mi condena... 

Parece que los del Ministerio también se han ido de vacaciones, sin molestarse por aclarar un poco en qué queda mi futuro: sigo esperando algún movimiento de las FPU.

Ayer estaba tan aburrida que decidí presentarme a varios concursos. Para cuando me di cuenta estaba concursando para el Partido Comunista de Asturias con una poesía de "compromiso socal". No se imaginan las risas que me he echado, y si gano aún más. Me confirmarán que no sirvo de poeta. Para que mis neuronas no rompan las escasas conexiones neuronales que aún están en movimiento (y que necesito para mantener la lucidez y trabajar un poco) me presenté a otro de microrrelatos, y fue todo un ejercicio: resumir dos cuentecillos a 100 palabras, ¡bestial! Finalicé con otro concurso de poesía, y me quedé sin creatividad.

Vuelvo al trabajo. ¡Feliz verano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?