martes, 11 de septiembre de 2012

Gólgota interior

¡No me toques!, el roce, aunque caricia
desgarra mi espíritu desolado.
¿Has visto el Ecce Homo flagelado?,
¿la Sangre, su Sudor, la inmundicia?

El más vivo retrato de injusticia
por artistas ha sido reflejado
y Él se prestó a ser contemplado
para saciar su muy amante codicia

de ser el que en los siglos ha amado más.
Así mi alma se quedó en carneviva
desnuda ante su presencia de Dios-Hombre.

Tiemblo sin fiebre todo entero, además
de perderme ante y en tu vida activa,
por favor, no pronuncies mi nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?