viernes, 14 de septiembre de 2012

Sigo intentándolo...

¡Y encima no es a la primera!
Sino en la segunda cuando
me empieza a gustar, o quizá
en la tercera (¿este lo había leído?,
¿cómo no me fijé?, ¿por qué
no me di cuenta?).

Así, cada vez que re-leo
ya he olvidado el argumento
pero no al poeta, y disfruto
nuevamente.

Ya sé que últimamente
estoy más despistada,
que puede que tenga
que leer dos o tres
veces un verso denso...

También que soy una
bomba explosiva
y que depende mucho
de en qué momento
me pille por sorpresa:
si es de malas, malas,
si es de buenas, bueno.

A ratos a carcajadas,
otras hondo, otras llorando.
Con el corazón ardiendo,
con la tristeza helándome
los huesos, con el cansancio
a cuestas, con el insomnio
de las noches y los duermevelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?