viernes, 7 de septiembre de 2012

Vuelva usted mañana

¿Han oído hablar de Mariano José de Larra? Fue un escritor y articulista del siglo XIX, y uno de sus más famosas aportaciones a la Lengua Española fue su artículo “Vuelva usted mañana”, en el que caricaturizaba la burocracia española. Obviamente, no me coloco al nivel de Larra, pero sí que me gustaría narrarles mis andanzas administrativas de este curso académico 2011-2012.
(Vía)

Por circunstancias X (que no vienen al caso) somos una unidad familiar de 6 miembros: 5 hermanos que dependemos económicamente única y exclusivamente del sueldo de mi madre. Yo soy la mayor de todos, actualmente terminando un máster porque quiero seguir la carrera de investigación, tengo otros dos hermanos estudiando ingeniería, la cuarta en segundo de grado superior de FP y la pequeña en el colegio. Los tres mayores vivimos fuera del domicilio familiar, por lo que hemos de pagar nuestras respectivas residencias y gastos, a veces con trabajillos y otras con créditos bancarios, y cuando hay suerte con alguna beca.

(Vía)
En los tres primeros años de mi Licenciatura, tanto el Ministerio como el Gobierno foral, me han otorgado becas con las que he podido mantenerme, y lo mismo mis hermanos. Pero, el curso de 2010-2011 nos denegaron porque “superábamos los valores catastrales” expuestos como requisito de la beca del Ministerio. Tuvimos que solicitar en el Registro de propiedades (del Gobierno central y del de Navarra) certificados de propiedades rústicas y urbanas de todos y cada uno de los miembros mayores de 18 años de la unidad familiar. Para ello, necesitas autorización firmada de cada uno de los miembros diciendo: Yo, Fulanito con DNI…, autorizo a Tal, Menganito con DNI…, y una fotocopia de cada DNI. Cada certificado que pidas te lo cobran, faltaría más. Y todo esto para demostrar que SÍ teníamos derecho a la beca. Y digo yo, ¿si el Ministerio saca los datos de Hacienda, y la declaración de la renta de mi madre sale a devolver y no hablan de patrimonio catastral, por qué con esos mismos datos se considera a mi madre heredera universal de lo que no es a la hora de solicitar una beca?

Este curso, mis hermanos continuaban estudiando en la Universidad de Navarra, y yo me cambié para hacer el máster a la Universidad Pública de Navarra. Bien, señores, ¡nos volvieron a denegar la beca por los mismos motivos del año anterior! En enero fui a pedir los registros de propiedades para cursar una alegación. Mis hermanos recibieron respuesta afirmativa y se les ingresó la cantidad. Yo iba cada semana a preguntar a la Unidad de Becas de mi universidad si se sabía algo de mi beca: no, aún no se ha reunido el Consejo para becarios, no, no sabemos fecha, será este mes pero no sabemos cuándo, no, ya ha sido la reunión pero falta la firma del Rector y no podemos decir nada, no, no podemos decir nada, no, mire se la hemos denegado por patrimonio… ¿QUÉ…? ¿Los señores del Ministerio pueden explicarme porque siendo parte de la misma unidad familiar mis hermanos tenían derecho a beca y yo no? ¿Los señores del Ministerio y de mi Universidad podrían aprender a hacer bien los cálculos del patrimonio, que se los tuve que hacer yo delante para que viesen que tenía razón? ¿Los señores del Ministerio saben sumar y multiplicar, y los administrativos de la universidad también? Y una pregunta más, ¿alguien es capaz de explicarme porque la Universidad de Navarra (sí, la privada, la del “Opus”) es más rápida y eficaz que todo el organismo público?

Mis aventuras no terminaron ahí… En mayo se aprobó mi beca (en otro consejo de becarios), pero seguíamos sin saber la resolución del FP. Llamé al Ministerio (las becas las llevan una empresa subcontratada, y no pueden darte datos concretos), llamé al Gobierno de Navarra, servicio de educación, mi hermana preguntó en su centro de FP: nadie sabía nada de nada. Volví a repetir las llamadas, hasta que me enteré que eso se tramitaba desde el Gobierno de Navarra, pero el jefe iba a estar dos días fuera, y nadie más tenía acceso a los datos. Por fin, conseguí hablar con él: beca denegada, les mandamos carta el 17 de enero.

-          Ya, pero esa carta no ha llegado.
-          Le tengo que creer, porque no tenemos obligación de mandarla certificada (¿¿¿???)

Repetí mis cálculos pero mi hermana sí superaba los umbrales de valores catastrales, ¿saben por qué? Porque vive en casa de mi madre, y aunque el piso está hipotecado hasta… dentro de 25 años, eso no cuenta para el Ministerio y sus valores catastrales, así que no: mi hermana no tiene derecho a beca. A no ser que decida independizarse, claro, eso cambiaría los valores catastrales.
(Vía)

Pero no debería quejarme: al menos somos familia numerosa, al menos nos dan “algo” de dinero. Claro que, ¿qué se apuestan?, el curso que viene volveremos a empezar a pedir registros de propiedades…

Y digo yo, ¿no se le puede enviar al Ministerio la factura de las fotocopias, el correo certificado y la expedición de documentos? En mi familia, antes de gastar lo miramos muy bien (porque no hay de dónde), pero doy fe de que los mayores gastos de este curso han sido en documentación oficial de becas, solicitud de matrículas, fotocopias, etc.

Así que, españoles y españolas, quejémonos: es la única manera de saber si se han equivocado. Ellos no van a revisar sus errores. Igual tenemos derecho a más cosas. Informénse, lean la letra pequeña, e incordien, incordien sin parar.

Enviado a ABC, El Mundo, El País, Diario de Navarra y Diario de Noticias

2 comentarios:

  1. Excelente artículo. Sin duda, un gran problema que debemos solucionar cuanto antes mejor en este país es la organización entre departamentos del Gobierno (tanto a nivel autonómico como estatal, y entre ellos también, por supuesto) y aliviar el sistema burocrático en general que es TREMENDAMENTE ineficiente.
    Cada vez que tengo que solucionar alguna cosa de estas (normalmente temas universitarios) me pongo a temblar. Parece mentira pero si consiguiéramos quitarnos de en medio estos estorbos daríamos un pequeño gran paso para mejorar la calidad de vida de la gente.
    No hace falta mucho dinero, lo que hace falta es una buena organización y gente competente. Estoy harto de tener que romperme los cuernos en la Universidad porque nos exijan un nivel que muchas veces roce la perfección (al menos en mi caso) para luego ir a cualquier sitio y ver que tienen a gente muy ineficiente calentando el asiento en puestos de cierta responsabilidad.
    Creo que has hablado por boca de mucha gente exponiendo tu caso en concreto. Me gustaría ver esto publicado en alguno de los periódicos a los que dices que se lo has mandado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar. Estoy de acuerdo con lo que dice...
      En realidad, lo escribí ayer en un ataque de enfado contra la burocracia, pero no llegué a contar lo que me enfadó (por demasiado largo). Uno de estos días la segunda parte.

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?