viernes, 19 de octubre de 2012

De la abolición de los libros de texto

Ya hemos hablado en más de una ocasión acerca de la educación: de cómo demostrar que la separación de Letras y Ciencias es bastante artificial y proviene tan solo de la Ilustración, de cómo hacer que la ciencia sea más visual y atractiva: proyectos concretos y de periodismo científico. Nos encantó la aportación de @Quimitube para la I Edición del Carnaval de Humanidades, en la que desarrollaba si la enseñanza de fórmulas es tan, tan importante en Secundaria y en Bachillerato. Por cierto, os recomiendo su fantástico blog en el que no solo hay vídeos explicativos sino que publica post de las aplicaciones de la química: experimentos caseros como la saponificación, química de materiales en el deporte, fuegos artificiales y el "queso de ratón",... No sé si a vosotros, pero a mí me hubiera gustado que me contaran todo esto en clase, así que animo a todos los que vayan a ejercer la enseñanza que tomen ejemplos de su blog, o de los dos de Luis Moreno. Con creatividad, investigación y humor seguro que se puede llegar a la gente joven.





Yo voy un paso más adelante para provocar el debate: ¿son necesarios los libros de texto? Son caros, la mayoría de las veces poco vistosos, aburridos de leer, no siempre rigurosos en cuanto a ciencia se refiere, etc. Las dos patatas de la Química de Secundaria son la formulación química y los famosos modelos atómicos: ¿os acordáis del pastel de pasas de Bohr, el modelo "cosmológico" de Rutherford, y las ecuaciones tremendas de Schrödinger? Un rollo, ¿eh?
(Fuente)

No necesariamente. Acabo de leer un maravilloso libro Antes de Hiroshima. De Marie Curie a la bomba atómica de Diana Preston, que cuenta exactamente lo mismo que aprendimos en el instituto, ¡y mucho más! Nos cuenta lo que podría ser un temario para Ciencias del Mundo Contemporáneo (CMC) sobre historia de la ciencia porque empieza tratando a los científicos como personas normales, apasionadas por la investigación, los comienzos de la era atómica, la discriminación por motivos de raza y mujer, la moralidad de la ciencia: ¿debemos o no construir una bomba atómica?, la guerra, los países.
(Vía)

¿Por qué los libros de texto no podrían ser tan amenos como una novela? En esta se explican los modelos atómicos con esquemas y diagramas incluidos. Solo harían falta los problemas de configuración electrónica y listo. Con este libro se pueden tratar todos los temas básicos de la Química que se enseña en esos cursos, y mucho más: se aprende cultura, historia, e incluso ética profesional. Uno puede asomarse a la conciencia individual de genios como Oppenheimer, Bohr, Heisenberg, Rotblat, y muchos más. Quizá soy demasiado idealista pero me parece que no vamos a cambiar el mundo a base de huelgas, sino mejorando la educación y la enseñanza: planteando grandes retos que requieran de grandes decisiones.

Por lo demás, me ha sorprendido como sabiendo más o menos qué iba a pasar y cuál era el final de la historia, ha sido como ver una peli de intriga y suspense: espionaje, planes de sabotaje, ..., ¡buenísimo! Os dejo con la reflexión final del libro:

"La historia, incluso la historia de la ciencia, trata esencialmente sobre las personas: cómo pensaban, cómo pusieron en práctica sus ideas y cómo se relacionaban con su entorno inmediato, así como con la sociedad y con el orden mundial. Todos los que participaron en esta historia (...) poseían la capacidad de actuar de forma individual. Al pensar en la historia, pero por encima de todo en el futuro, no deberíamos despersonalizar las situaciones, sino recordar nuestra responsabilidad individual y las consecuencias para los demás."

9 comentarios:

  1. ¡Un post muy interesante!

    Precisamente esta semana en una asignatura del máster (didáctica de la química) hablábamos sobre el tema del libro de texto. No hay que olvidar que es una herramienta más, no LA ÚNICA HERRAMIENTA DE CLASE.

    Creo que el profesor debe saber combinar libros, artículos, webs, pizarra...en fin, ¡un poco de todo!

    Muchas gracias por la mención en el blog.

    Un abrazo, de Calpurnia Tate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, me alegro de que "los nuevos profes" seáis innovadores, ¡cómo no mencionar a Calpurnia!

      Eliminar
  2. Me uno al agradecimiento por la mención en esta entrada :D

    En cuanto a la reflexión me parece muy interesante y creo que es un tema que daría para conversaciones larguísimas delante de un café. Me quedo con tres ideas. La primera, que el mundo se cambia desde la educación (totalmente de acuerdo, y los que quieren hacerse dueños del mundo lo saben y por eso la enturbian). La segunda, que libro de texto es una guía, una ayuda, pero no haría ni falta si el profesor lo decide (ha de decidirlo, claro); profundizando en este segundo punto, creo que lo que sucede es que ser un buen profesor es muy costoso. Requiere tiempo, esfuerzo, ganas, pasión, vocación... ¿Cuántos profesores hay en el sistema educativo que cumplan estos requisitos? ¿No es acaso más cómodo seguir un libro a pies juntillas? "Abrid el libro por la página 15. El modelo atómico de Rutherford...".

    Y la tercera idea es la de que los científicos son personas. No sé por qué desvinculamos tanto la ciencia de la historia. Yo me paro a pensar en los diferentes departamentos de mi universidad: ¿cuántos proyectos no salen adelante por culpa de una rivalidad entre investigadores? ¿Cuántas personas reciben una nota injusta porque en su tribunal hay un miembro con el que se llevan mal? Etc. Siempre pienso que los derroteros de la ciencia han sido escritos esencialmente por historias de amor, amistad, odio, rencor, rivalidad y envidia. Pasiones humanas, en definitiva, porque eso es lo que somos, antes que científicos.

    En fin, fenomenal reflexión.

    Por cierto Luis, qué suerte, yo cursé didáctica de la química este año y era la única alumna, así que ni debates ni nada de nada jajajaja.



    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente de acuerdo con tus tres ideas! Y la tercera...¡qué gran verdad!

      Nosotros somos 25 en clase asi que estamos debatiendo todo el día jaja

      Un abrazo

      Eliminar
    2. yo también concuerdo con las tres ideas: muy bien sintetizadas. Les voy a dar más vueltas...

      ¡Y qué bueno que haya debate! xD

      Gracias por comentar a los dos

      Eliminar
  3. Fantástica reflexión Dolores! ahora que estoy haciendo las prácticas me estoy encontrando con profesores de un extremo y otro( todo con libro o elimina el libro) y pienso que ambas posiciones tienen su parte de razón. Lo ideal es la combinación de los recursos de los que disponemos pero, también es importante fijarse en las características del grupo de alumnos que tenemos delante, para saber que es lo que más les conviene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que comente una profesora hecha y derecha ;)

      Así resaltas los aspectos que, como científica, se me hayan pasado por alto: es verdad que los alumnos son los más importante!!!

      Un saludo

      Eliminar
  4. Cuentan que el rey Ptolomeo le preguntó a Euclides si no había otra forma más rápida de aprender Geometría que no fuera el estudio profundo de sus 'Elementos', y Euclides le respondió: "Majestad, no hay atajos reales para la Geometría"

    Los libros de divulgación se disfrutan tras horas y horas -años- del estudio de 'aburridas' fórmulas, modelos, rollos varios... Lo fácil es escribir un libro de divulgación que entretenga dirigido a una mente preparada y repleta de las herramientas de comprensión necesarias. Herramientas que se han adquirido estudiando materias que quizá no gustaran en un principio.

    Lo difícil es enseñar esas herramientas y ese conocimiento. Y que no se abandonen. Un ejemplo lo tenemos en las matemáticas, aunque lo podemos extrapolar a otras ciencias y artes.

    Y esta es mi opinión. Un sí a los libros de texto, y un por supuesto a los libros como el de Diana Preston. Muy bueno, por cierto.

    Saludos! Y enhorabuena por tu blog, que cada vez me gusta más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, también está la leyenda de el alumo que le preguntó a Platón para qué servía estudiar Geometría, y Platón mandó darle una moneda y echarle de la escuela xDD

      Los libros de texto y el rigor son necesarios, pero seguro que hay una manera más divertida de enseñar la química. Luego, el que quiera profundizar en la carrera de Química se hace, pero me parece que enseñamos ciencias de una manera bastante desconectada de la realidad (como me parece que sugerías en #bilbao12).

      Y gracias!!! :)

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?