sábado, 30 de marzo de 2013

Noche de luna llena

Todo el año preparando
el escenario a punto.
La luna amarilleaba
entre la neblina, humo.
Una película de terror,
en la que faltaban licántropos...

Noche oscura cerrada
cubierta sin estrellas,
la ciudad sin luces ni farolas,
en silencio aguardaba.

Toca la campanada,
y sacan el Cristo de la iglesia,
¡arriba!, ladra un perro
a la luna, y van al encuentro
de una madre desconsolada,
que viste de negro y llora
con lágrimas de cera,
porque su hijo
madrugó la madrugada
y yace yerto sin vida,
en noche de luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?