martes, 14 de mayo de 2013

Microrrelato por la mañana

Salió del portal, y vio pasar el autobús por delante. ¡Mierda!, si corría hasta la esquina igual le daba tiempo a cogerlo... Por supuesto, ni pensar en el paso de peatones, atravesó la calzada corriendo...justo detrás de un coche que ni había visto. Pudo morir o al menos ser atropellado, pero lo que realmente ocurrió fue que alcanzó el autobús justo a tiempo. Y mientras buscaba el bonobús pensaba para sus adentros en la gran imprudencia de todas las mañanas, en especial la de ese día. Y también fue consciente de que no estaría tan impactado si su relación con la muerte no hubiera sido tan íntima tiempo atrás, cuando la loca idea del suicidio y esas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?