domingo, 27 de octubre de 2013

2º Cumpleblog: un resumen muy personal y propósitos de año nuevo

Llevo una temporada bastante quejica..., y no debería. La vida es cambio y evolución, y ¿qué es mejor ser actor o espectador? Yo lo tengo claro, y en función de eso, he hecho mis elecciones, el tiempo me dará o quitará la razón. Lo que sí sé es que apenas me queda tiempo para hacer lo que tanto me gustaba hacer, y que impulsó a este blog desde el anonimato a los Carnavales de ciencia de la blogosfera. Ahora mismo, mi blogroll consta de 70 blogs, quizá está un poco desactualizado: la clasificación de más ciencia o más humanidades no se corresponde con las realidades de los blogs que están en ella, y requiere una obra urgente, que no sé cuándo llevaré a cabo. Probablemente ni en mis mejores momentos radiactivos podría leer semejante volumen de entradas, menos ahora que me parece que ha pasado un siglo de cuándo era capaz de estar al día en blogs tan activos diariamente como @emulenews, Microsiervos o Xataka Ciencia. Pero junto con lo que marco como favorito en Twitter los consulto cuando tengo un rato libre, y perdonad que no siempre comente, pero disfruto mucho de lo que leo.

Estoy cambiando de etapa a nivel personal, luchando por empezar en todos los sentidos mi tesis doctoral, y a veces me puede el desaliento de ver solo los inconvenientes de la vida investigadora, que es romántica y apasionante pero de otra manera totalmente distinta a la que imaginaba. Me he cambiado de ciudad, y pese a que llevaba años (quienes me conocen lo saben muy bien) queriendo emigrar a la otra punta del planeta (San Petersburgo para más señas, Rusia la tierra de gigantes como Flerov, Lomonosov y Mendeleiev), nunca me había ido, y es más duro tener la familia a más de 4 horas de viaje y comenzar de cero en otro lugar, por mucho que me haya enamorado de Barcelona y alrededores. También, y como esto es un blog ante todo personal, os confío que tengo muchas inquietudes por dentro, pero cambiar el mundo y empezar por una misma cuesta esfuerzo y me roba mucho tiempo y energías. En este marco, he hecho 111 km del Camino de Santiago ¡y con ganas de repetir!, ando en un voluntariado con discapacitados, y varias cosas más.

Por primera vez, gano un sueldo no muy alto, pero que me da para ser independiente en el día a día, y en el mes a mes. Con él, he visitado París y Ginebra y el CERN, iré a Granada en diciembre, y planeando que el siguiente vuelo sea a Londres. Me he vuelto consumidora voraz de cultura, y lo de ir una vez al mes al teatro se me queda corto..., cada fin de semana encuentro planes muy atractivos (concierto del bicentenario de Verdi, el ballet nacional de Polonia, Cinco horas con Mario, o próximamente el concierto de "El Mesías" de Haendel). Voy cargando con un libro o dos, mucha ciencia, a veces ciencia-ficción, y ahora la autobiografía de Canetti me tiene enganchadísima. Echo de menos que ya no leo tanta poesía, y eso debería arreglarlo, aunque aún no he pensado el cómo. He descubierto a Unamuno, y he seguido leyendo a Chesterton

Me sigue apasionando la ciencia y su divulgación. Valoro mucho pertenecer a dos plataformas de calidad como Hablando de Ciencia y Naukas: de verdad, cuando os leo, compañeros, me parece que no estoy a la altura..., y me entran ganas de escribir divulgación de la buena..., y chicos: sois mi inspiración, de mayor quiero ser como vosotros xD Es todo lo que os puedo decir de momento, espero que pronto lo demuestre además de verbalmente. Porque además, me encanta meterme en fregados, pero he tenido que bajar el ritmo y no subirme al carro de iniciativas estupendas que prometen mucho: todo no se puede, y por mucha radiactividad, aún no tengo dominada la técnica cuántica de estar en dos sitios a la vez, mientras no me veis ;) o algo así.

Pero aunque yo esté en mínimos de actividad, estoy de enhorabuena porque el Carnaval de Humanidades cumplió un añito, con VII Ediciones en las que quiero destacar la implicación de los anfitriones/organizadores que han conseguido darle un empuje muy personal y característico por las redes sociales, interpelando para posibles colaboraciones, diseñando logos, y logrando un resultado cuidado y de calidad. ¡A todos gracias! El Carnaval es ya totalmente vuestro, no lo dejéis solito.
Otra alegría es que estamos a punto de terminar de leer en común cada domingo El tío Tungsteno, realmente una experiencia enriquecedora donde nos reunimos para charlar y debatir en Twitter o en el blog. ¿De qué hablamos? Sobre todo de ciencia, de la belleza, de la pasión que nos transmite de forma personal, del mejor modo de enseñarla, de historia de la ciencia, a veces de filosofía de la ciencia,... Es verdad que la mayoría somos de formación científicos, pero también hay gente 'de letras' a la que valoramos mucho, porque sus aportaciones son valiosísimas. No hay que estar de acuerdo: tenemos debates muy encendidos acerca de si la metafísica es real, o sea, si existe la realidad; si la religión afecta negativamente al pensamiento científico; de si la ciencia es mejor o distinta a la política, o el arte; de si ciencia y arte son compatibles; y mucho, mucho más. Si quieres material, no tienes más que recorrer los 21 resúmenes que hay colgados, y seguir el hilo de comentarios, ¡te sorprenderás! ¿De qué sirve comentar? ¡Sirve para cambiar el mundo! Más en concreto, nos acabamos de desdoblar para iniciar una sección al más puro estilo Oliver Sacks con su tío Tungsteno: practicando pretende que disfrutemos aplicando principios científicos por medio de experimentos que puedes hacer en tu casa con materiales baratos, y que están trabajados para orientar sobre la ciencia que hay detrás, la seguridad, y hasta historia de la ciencia.

Mi última novedad es que estoy siguiendo un curso de Divulgación y Literatura Científica Creativa, del que estoy aprendiendo y disfrutando mucho. Aquí podéis leer mi primer trabajo.

Quería aprovechar para deciros que me he hecho fan del crowfunding, si escucháis por ahí que un elemento radioactivo se ha arruinado, soy yo sin ninguna duda, pero no podía resistirme a arrimar el hombro en proyectos que valen la pena. El primero en el que me embarqué y que salió con éxito fue el documental Raras pero no invisibles. Ahora estoy metida nada más y nada menos que ¡en cuatro! Y tengo el alma en vilo porque salgan adelante... Mi segundo proyecto es el libro ¿Qué ven los astronautas cuando cierran los ojos? por el gran @aberron y que estoy deseando tener entre las manos. El tercero en el que me juego mis billetes para Granada, así que estoy super-implicada desGranandoCiencia, ¿quién colabora y se viene conmigo? Pero justo después salió el número 3 de la revista Naukas y claro que me apunté. Y a los pocos días me llega un tuit de este cómic de Newton ¡con el que puedo conseguir el de Darwin y Galileo! Mooola..., pero hasta aquí hemos llegado... por ahora. Hacedme el favor de si os interesa (os tiene que interesar) apoyar para que salgan adelante y yo sea un elemento muy feliz. 

Como podéis ver hay proyectos en marcha que me ilusionan mucho a todos los niveles. Por marcar dos líneas de 'trabajo' o propósitos de año nuevo: 

1. Puede que si este blog se vuelve aún más, una bitácora personal, me ayude a la hora de trabajar otro tipo de entradas más elaboradas. Así que procuraré que haya más poesía, y relato aunque recurra a la ficción por eso de no desvelar identidades. Sois muy libres de dejar de leer si la temática no os interesa, que no os sepa mal, pero ante todo el blog es mío y así lo voy a vivir.

2. Pasar al 1.0, con el objetivo de atreverme a dar una charla en Bilbao el curso que viene, o de presentarme al Famelab, o de salir a la calle con mi bata a defender mis fluidos supercríticos, mis liposomas y mis células HeLa y a explicar por qué me gusta tanto la ciencia. De momento, iré a desGranandoCiencia donde estaré en algún taller... y veremos que se puede hacer para no tartamudear ni bloquearme por timidez (¿clases de teatro?, todo es posible).

Finalmente, quería daros las gracias a todos los lectores, y a todos los que comentáis: por tirarme de las orejas cuando lo hago mal, por animarme en mis momentos de bajón, por... todo. Este blog sin vosotros no sería lo que es, se alimenta de vuestros comentarios (que me hacen pensar, rehacer las entradas, o investigar más a fondo, o copiaros poesía :D), ¡ay!, no quería decir nombres por si me dejo a alguien, pero creo que se impone la gratitud: gracias @ismael_ds con su @roskiencia, @luisccqq con su @elnanoscopio, @gomobel desde @ISCH_divulga, @jlmgarvayo, @scariosHR, @drLitos, @DaniEPAP, @EDocet, @emulenews, @ScientiaJMLN, @bynzelman, @ClaraGrima, @CarnaMat, @cuantozombi, @divulgame, @tocamates, @2qblog, @estapillao, @deibitbanon, @marga_beas, @cuantosycuerdas, @antineutrina, @DivulCC, @PezDanilo, @teoremadegoedel, @RubenLijo y todo el equipazo de @HdCiencia: @victagua, @diplotaxis, @_venerable, Alexis, Félix y @JCarlosVaque que me responden cada semana en #PHdC, @scruzcampillo, @isanne, @jorgejfrias, @lualnu10, @MrAdrianCooper y todos y cada uno;  @bioamara @molesybits (con el imparable @luisreig y @ihateberries), @lauramorron y @Fooly_Cooly, @eurekablog, @migusant, @raven_neo y el @biocarnaval, @crazy_apotheek, @EGMaiquez, @hebusto, @QuimicaSociedad, @germantortosa, @quimitube, @profedeciencia, @PabloGenis, John Doe (César Menor Salván), @vendoXdelgada, @Jeibros, mi gran amiga Galleta, mi hermano Jose, y claro mi familia: la pequeña y recién bautizada Ununpectio (¡larga vida sin IUPAC!, es broma no me lo toméis a mal queridos químicos), Cristina, y sobre todo mi madre, que no tiene tiempo para leer este blog pero sin ella en el 1.0 nada sería lo mismo. Falta gente, mucha gente, a todos: gracias. Y si queréis proponer algo, estoy a vuestra disposición.
Mi grupo favorito de música, con una canción de Granada para motivaros a ir a desGranandoCiencia



sábado, 26 de octubre de 2013

Obviedades lectoras

Me crispa dejar un libro sin terminar, especialmente si estoy enganchada, pero hay ocasiones en que tengo que desprenderme de los ejemplares: calculé mal el tiempo de lectura (en realidad, pequé de avariciosa). 

Odio que al retomar ese libro, busque el sitio en el que me quedé, y cuando pienso que lo he encontrado, resulta que me ha despistado un párrafo y que ya lo había leído. Y me digo: no, era aquí. Pero tampoco es aquí. Y leo por encima, recordando los detalles, empapándome, pero siempre alerta para localizar por dónde iba. Parece que nunca es aquí.

Cada libro tiene su propio ritmo de lectura marcado por las palabras y los signos de puntuación. Cuesta cogerle el ritmo, normalmente llego trepidando de mis lecturas internáuticas, de los artículos y abstracts leídos por encima en busca de las 'palabras mágicas' o de la ciencia-ficción (esta es la principal razón por la que me planteo dejar, o al menos reducir, o al menos espaciar la ciencia-ficción) pero los clásicos o ciertos Premios Nobel de Literatura tienen un ritmo más lento. No me gusta esa sensación de estar pasando por alto tantas cosas a alta velocidad, pero reducir la marcha del motor puede requerir varias jornadas: depende de los minutos que rescate de mi día, de los plazos de la biblioteca, de la sensación de Beppo al comenzar a barrer una calle. ¡Pero qué placer inmenso adaptarse finalmente al ritmo del libro! Entonces se acaba el tiempo y empieza la eternidad, deja de importar la jungla del transporte público, los zarandeos de uno a otro extremo entre las articulaciones de los congéneres... El libro y yo quedamos acoplados salvo motivos de fuerza mayor (que haberlos, haylos), y es entonces cuando existe la posibilidad de historias interminables, o héroes inmortales.

viernes, 25 de octubre de 2013

Humor negro o advertencia para forenses incautos

Cuando me abran en canal
al hacerme la autopsia
se le escapará el bisturí
de la mano por el susto.
No habrá órgano sano ni en su sitio.
Ni la bomba de Hiroshima
explicaría tal hecatombe.
He tragado tanta rabia
que ya no debo tener entrañas:
quemadas, calcinadas,
reventadas y podridas.
El pH será - desde luego-
caústico, abrasador, y
no me extrañaría
que encontraran a fuego
grabadas las palabras
que callé para no herir sensibilidades.
Así que estaría yo misma-
mi cadáver- desnuda
por dentro y llena de obscenidades.
(¡Pobre forense indefenso!)

jueves, 24 de octubre de 2013

El Día del Fin del Mundo

Predicando justicia y amor a los pueblos todos
pero en casa y en el trabajo dando culebras
y pedradas en lugar de pan.
Con una fina capa de cal,
lapidariamente hipócrita,
parece trigo limpio, buena gente.

Corroe el ácido concentrado de tanta palabra
que se dijo o no se dijo, porque nunca queda
rastro de la mano que lanzó la primera piedra.
Todos somos humanos, y cometemos errores,
pero ¿por qué no es proporcional al número registrado
de veces que pedimos perdón, que lo reconocemos,
que luchamos por evitar que vuelva a pasar?

¿Qué harás, qué haré, al encontrarme
frente a frente ante el tribunal de despojados,
de desacreditados, de sufrientes…?
Allí los silencios serán gritos, las tinieblas
serán visibles: todo quedará al descubierto.
Lo que dijimos al oído, se gritará desde el terrado.
Veremos los cadáveres de los muertos de hambre,
nos veremos como asesinos, ¿y qué diremos?,
ante la corte de todos los que torturamos
hasta la locura, hasta la enfermedad, hasta
destrozar sus vidas… Seremos “ecce homo”,
mirad al hombre que nos hizo las sombras
que somos.

Quiero taparme los oídos
con cera milenaria y no escuchar el gemido
que taladrará cualquier tímpano del multiverso,

salido de mi propia garganta.

martes, 22 de octubre de 2013

Y van dos...

Hoy es mi cumple-blog y ya no me queda resuello para prepararle una fiesta sorpresa improvisada. ¿Os parece si la atrasamos al fin de semana? Shhh... es un secreto... Porque si me gustaría dar las gracias a los que estáis del "otro lado" leyéndome y apoyando con vuestras visitas, comentarios, e-mails, DM de Twitter y demás formularios on-line. De hecho, haciendo un repaso rápido he llegado a la conclusión de que... los caminos de Interné son inescrutables, y uno acaba conociendo gente que ni soñó conocer. Pues eso: a los que todavía seguís por esta historia interminable: ¡muchos cumpleblogs y muchas gracias!

domingo, 20 de octubre de 2013

Granada: ¡allá vamos!

Me he perdido #Naukas13, la noche de los investigadores, y también #DmasI, con mucha rabia porque realmente pienso que andamos muy necesitados de eventos del estilo. Primero, porque la ciencia es muy importante y está viviendo un proceso de desmantelamiento brutal delante de nuestras pasmadas narices. Segundo, porque es difícil que la sociedad se conciencie de que estamos desencaminados si ignoran lo que la ciencia hace por ellos en el día a día, cuando están enfermos, cuando exigen productos de calidad. Como consecuencia de lo primero y lo segundo se deduce que tenemos que divulgar, que los científicos y los periodistas tenemos una labor importante no solo haciendo ciencia sino haciendo comunicable nuestra ciencia. No defendemos la ciencia porque sea útil, aunque lo sea, sino porque es parte indispensable de nuestro futuro, y si no me creen, hagan el favor de escuchar esta charla de "El huevo y la niña".
Fuente
Vía
Pero quizá hay una razón todavía más importante que las dos que ya he dado. Y es que los investigadores y los divulgadores somos seres humanos de carne y hueso, y estamos sujetos como el resto de los mortales al cansancio y a las preocupaciones. Porque, señoras y señores, sí que cansa estar luchando contra corriente, ver la proliferación de la pseudociencia, discutir y rebatir y defender. Por eso, necesitamos eventos divulgativos de calibre: para ver que no somos el único guerrillero en una batalla aislada, sino que estamos interconectados: que en el mundo hay mucho científico loco y apasionado por lo que hace (a pesar de los pesares) y que estamos todos en la brecha. Así que el tercer motivo es el más importante: lo necesitamos para coger fuerza, para pasárnoslo cojonudo (y perdonen la expresión). Y como nos lo vamos a pasar cojonudo, estaremos colaborando en los dos primeros motivos más altruistas: porque, señoras y señores, la ciencia engancha, con la ciencia se disfruta, y con la ciencia podemos (y queremos) cambiar el mundo. Del éxito de Desgranando Ciencia, depende que haya más ediciones, y que se extienda a otros puntos del globo.

Por eso, servidora, viajará toda la noche del 13 de diciembre, camino de Granada. Voy a conocer a mi estupendo equipo de Hablando de Ciencia, voy a pringar en lo que haga falta (talleres, conferencias, o lo que mande Rubén xD) con todas mis energías radiactivas para ver si nuestro mensaje va calando en Granada y en el mundo: estamos entusiasmados con lo que hacemos y pensamos que lo que hacemos tiene un valor sobreañadido. Así que si me queréis conocer en el 1.0 (aunque aviso que soy más aburrida y tímida en persona que cuando me disfrazo de @Ununcuadio) tenemos una cita en Granada antes de Navidades. No sé cómo voy a llegar al trabajo el lunes siguiente, pero sí sé que habrá valido mil veces la pena.

¿Qué me decís? ¿Queréis ayudar a la difusión de la ciencia? Se buscan voluntarios para el evento, y sobre todo andamos buscando financiación. Lo sé, lo de pedir no queda muy bien ni siquiera en un blog, pero les recomiendo que echen un ojo a las recompensas que no solo son invisibles sino muy, muy prácticas. Que, ya me conocéis, y soy muy pesada cuando me empeño en algo, y ahora estoy empeñada en que nos veamos en Granada. ¿Hace o no hace? Y publicarlo en Twitter, en Facebook, G+, mandárselo por e-mail, o contarlo por boca a boca es gratuito también en crisis. 
Pinchando sobre el banner accederás al crowfunding


miércoles, 16 de octubre de 2013

Dos más (en versión motera)

Que sí, que ya sé que tengo sobre-explotados a los haikus, y que debería elegir otra forma poética, pero lo cierto es que son sensaciones breves que no me dan para mucho más, o cuando sí necesito desahogarme y la métrica me agobia. Todo esto viene a confirmar que no soy poeta, y probablemente no lo seré nunca... Inventaré el nombre de blogo-poesía. O algo así.

Voy en la moto
mi pañuelo saluda
al viento que sopla.

Sin darme cuenta
me sale sola
cara de velocidad.

viernes, 11 de octubre de 2013

Dedicatoria válida para cualquier época

Soy el antihéroe de mi propia vida.
La ley de Murphy se escribió
punto por punto pensando en mí.

No necesariamente ha de ser un hecho
deprimente. Me hago reír a carcajadas.

Cuando invento historias
a partir de retazos que, combinados,
no tienen ningún sentido,
salvo en mi cabeza.

Cuando estoy tan concentrada
que hablo sola por la calle, y no
reconozco las caras de la gente.

Cuando me paso de parada o me bajo una antes.
Cuando me pierdo por los caminos de siempre.
Cuando salgo de la tienda sin haber comprado
lo único que iba a buscar.

Cuando aprieto los botones
de todos los pisos en los que no vivo.
Cuando confundo mi reflejo en el espejo
con otra persona.

Cuando pienso algo con tanta fuerza
que estoy convencida de haberlo hecho.
Cuando pierdo libros, calcetines,
guantes y paraguas, y miles de bolis Bic.

Cuando me tropiezo en cada banco
y en cada esquina. Cuando me entra
la pájara si corro para que no se me escape
el autobús, y encima me tuerzo el tobillo.

Cuando piso el único charco de toda la acera.
Cuando considero que meterme por el
embarrado es la opción más corta.

Cuando implemento mis malas ideas,
y ensucio la cocina a base de
experimentos fallidos.

Cuando me tiro el café por encima,
o me mancho de grasa, o destiño
mi ropa. Cuando tiro el tupper
no ya de mi comida, sino el de otra persona.

Cuando me tiembla el pulso
como si tuviera Parkinson
en un momento que requiere
máxima precisión.
o al subirme a un escenario.

Cuando tartamudeo, y no digo
en público lo que me había preparado.
Cuando digo lo más inoportuno.
Cuando me encabezono y estoy ciega
a lo que los demás razonan.

(Me) repito: No necesariamente ha de ser un hecho

deprimente. Me hago reír a carcajadas.

lunes, 7 de octubre de 2013

Un día en el CERN

Los pasados 28 y 29 de septiembre, el mayor laboratorio de física de partículas del mundo (para los amigos, el CERN) organizaba sus Open Days. Desde que me enteré vía Internet, (y resulta que la World Wide Web se inventó allí) me reservé las fechas, y me puse a intentar engañar a compañeros: empecé por los amigos y acabé convenciendo a mi hermana pequeña, con el resultado final de acabar organizando un viaje a Ginebra para seis personas. La estupenda web de los Open Day (que recomiendo vivamente curiosear) estaba en construcción, y había que visitarla con asiduidad para conocer las novedades del transporte entre instalaciones, o para generarte una cuenta con la que reservar una visita subterránea y un largo de etcéteras. Y debería haberla visitado más para amortizar al 100% nuestro viaje, pero con el tiempo cuenta atrás, no me fue posible y me he quedado con bastante pena y rabia de todo lo que se me ha quedado por conocer. ¡Habrá que volver! 

Sigue leyendo en Hablando de Ciencia, y aquí en exclusiva os dejo las fotos que hizo mi hermana Ununpentio, disculpad la calidad porque su pseudo-móvil no es de última generación (aún así apunta maneras la artista):


 

Ununpentio aprendiendo la física que no le tocará hasta dentro de un curso o dos

Esquema de los distintos aceleradores y experimentos que conforman el CERN


Sistema de radiofrecuencia del Super Protón Sincrotrón (SPS)


En el interior del SPS



La electricidad francesa con la que funciona el CERN

114 a punto de tirarse por la tirolina de la Brigada de Bomberos del CERN

En la clase interactiva sobre radiactividad

Ecuación del modelo estándar, en frente del SPS y el CCC






Demostración de robótica






Lo que hacen los del CERN cuando no trabajan... xD

Ununpectio: -¡Hay calles dentro del CERN!
Ununcuadio:- Fotico para Breaking Bad y @DaniEPAP




viernes, 4 de octubre de 2013

Química en la literatura (III): El quadern gris

El tema propuesto para la VII Edición del Carnaval de Humanidades es LIBROS DE CIENCIA. Pero justo una de las metas (¿utópicas?) del Carnaval es abolir la diferencia entre las dos culturas de C.P. Snow, y cuál no sería mi sorpresa al descubrir que Josep Pla fue un posible químico. Aquí os dejo el fragmento (en catalán) de El quadern gris donde nos lo cuenta:

M'hauria agradat més d'estudiar química, i per tal de servir el que jo creia que era la meva vocació vaig matricular-me al preparatori de Ciències. (...) El cert és que en obrir-se el curs vaig trobar-me immergit en una riuada humana de més de tres-cents estudiants, un autèntic cafarnaüm humà compost del millor i el pitjor de cada casa de Catalunya, de Mallorca i de València. (...)
Química General: Davant seu, sobre la taula, hi tenia uns tubs d'assaig, unes provetes, uns alambins. No era pas un home donar a explicar les reaccions químiques amb la pura verbositat. No. Era un experimentador. Utilitzava no solament la pissarra, sobre la qual dibuixava els cossos agafant el guix amb les puntes del dits per no embrutar-se l'americana, sinó que feia demosntracions pràctiques i tangibles. És el que deia ell: la ciència ha deixat d'esser una qüestió de paraules. És una qüestió de fets. Quan el doctor Vila i Vendrell agafava amb dos dits un tub d'assaig, es prodüia en el vast auditori de l'aula grisa, glacial, impregnada de la boira matinal de Barcelona, un silenci profundíssim. Els estudiants podíem a penes dissimular l'entusiasme. Era una curiositat maliciosa que es manifestava passant la llengua sobre els llavis, amb un esclat als ulls irònic i desvergonyit.
En el tub que tenia a la mà, i que contenía un líquid, hi tirava uns pólvors. El líquid era vermell i el pólvors grocs. Desprès, sens dubte per donar una impressió de complexitat experimental, agafava un altre tub que contenía un líquid tèrbol i hi tirava uns pólvors de color rajol. Totes aquestes operacions eren realitzades pel doctor Vila i Vendrell amb una gran calma, amb una parsimònia destinada a donar a entendre, potser, la serenitat augusta de la ciència. Arribava un moment en què amb els dos dits de la má dreta mantenia dos tubs- el del líquid vermell i el dels pólvors grocs- i que amb l'altra mà mantenia els altres dos: el del líquid tèrbol i el dels pólvors de color de rajol. A l'aula s'hauria sentit volar una mosca. Un silenci religiós; mentrestant, la barreja s'anava fent. No tenia pas pressa. Nosaltres, els estudiants. teníem una certa pressa. En el fons del fons sospitàvem que la cosa acabaria malament. El cert és que tot dolia acabar bé. De cop i volta, el tub de color vermell donava un to verd viu, fascinador, impressionant, que el professor mantenia enlaire com si es tractés de l'exteriorització d'un miracle fabulós. Al cap d'un altre moment el líquid tèrbol donava un to morat-un to de permanganat, que no prodüia un efecte tan fulminant com l'anterior, perquè era un to molt connegut. Els nostres ulls se centraven sobre el verd: aquells dos dits de verd del tub passaven a ésser el lloc geomètric de totes les mirades, el punt sobre el qual convergien tots el vectors directes i indirectes de l'aula immensa, grisa, impressionant i sorda. (...)
He dit que m'hauria agradat d'estudiar química. Exactament, la meva curiositat em portava a estudiar química i al mateix temps medicina. (...) Potser l'origen de la curiositat que he sentit per la química i la medicina -i per la ciència positiva en general- prové del respecte que sempre he tingut pel materialisme experimental. (...)
Vaig arribar a la Facultat de Dret per exclusió- després del meu fracàs absolut davant de l'ampliació de Ciències, no pas en tant que ampliació de Ciències, sinó en tant que fenomen de quantitat humana. Vaig arribar-hi sense sentir cap interès específic ni pel Dret ni per les Lleis (...).
El que necessitava era sortir del fatigós i sinistre desordre que imperava en l'ampliació de Ciències, aquell desordre que res no hauria pogut justificar en un ambient de persones civiltzades, ni aquell sabor del pintoresc que a certses personas agrada tant. En aquest sentit la Facultat de Dret em semblà un oasi, una cosa més agradable, menys enervant, pintoresc, és clar, però d'una altra classe. (...)
Sortir de l'ampliació de Ciències i entrar a la de LLetres era passar del caos al país de les hades. (...)
En definitiva, la Universitat era un reflex exacte de la societat del país. No era un organisme de selecció. Hi havia una terregada professoral, corresponent a la terregada general del país - amb l'adevertència que la terregada professoral era pitjor que la del país, perquè era pedantesca i reticent sense existir cap raó que ho justifiqués- Hi havia una mediocritat professoral que corresponia a la mediocritat del país. I finalment existia una petita minoria de professors conscients i responsables del seu ofici, que corresponia a la petita minoria- a la irrisòria minoria que sembla tenir per missió donar el que sap al país.
Aparecen muchos temas interesantes, ¿verdad? La experimentación, la enseñanza, la Universidad. Muchos de los cuales se debaten en #TertuliasCiencia.

Este post participa en la VII Edición del Carnaval de Humanidades, acogido en el blog Afán por saber

miércoles, 2 de octubre de 2013

Tras la sequía...

se agradece cualquier gota de agua. Y sin proponérmelo me salen dos haikus en pleno aburrimiento de clase de gramática inglesa.

Accesorios de belleza

Había en tu pelo
como un escarabajo
y era un pasador

Bailando bajo la lluvia

Esquivando
caracolillos blancos
bajo la lluvia.