domingo, 9 de febrero de 2014

Unos cuantos pensamientos sueltos recopilados en verso

1.

No estoy a medida de este mundo
me queda demasiado grande
y ni de puntillas alcanzo a los lugares altos.

Además está pensado para diestros
y se nota desde el abrelatas
 a la bureta de laboratorio.

El resultado es que, a menudo,
me siento un ser diminuto en un país de gigantes,
una niña que juega a ser adulta con adultos de verdad…

Y si lo disimulo cada día
quedo al descubierto cuando hago el check-in en un hotel
Pienso que si no me convenzo a mí misma,
¿qué éxito podré tener en el espectador?

Sin embargo, es en estos casos in fraganti
 en que me reconozco más y mejor
que en mi reflejo del espejo.
Soy más yo en mis fracasos,
quizá porque soy la única que los conoce en profundidad.

2.

El otro día sentí verdadero miedo
de la herencia de tus silencios.
Reconocí en mí una huella y en el pánico
y la autodefensa de convencerme
de que soy distinta, me entró
la duda inmensa de que no lo era tanto.
Fue silencio para acallar mis desplantes 
y que nadie más que yo
chupara el veneno de mis afilados colmillos.
Había una causa para tanto silencio,
pero lo sentí clavarse en forma de miedo.

3.

Más que a la muerte
temo la rutina y el aburrimiento
el sentir el vacío inmenso
la Nada que inventó Michael Ende
para su Historia Interminable.
De esa Nada salen los hombrecillos grises de Momo,
la ansiedad por dar la talla XXL,
¡y aprovechar el tiempo!
Pero de ahí también sale la tristeza abismal
y otras bestias que enterré a su lado
en la última batalla.

4.

La vida sigue.
Y nosotros lo queramos
o no con ella…
También están la belleza, la poesía, la música, el teatro, la familia…
La balanza se inclina al lado bueno de las cosas.

2 comentarios:

  1. A todos nos queda demasiado grande el mundo. Lo bueno es que eso nos abre muchas posibilidades. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar! Te contesto con un poema de Pessoa que leí en la versión de Víctor Botas

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?