martes, 25 de marzo de 2014

Hemos apoyado crowfundings por encima de nuestras posibilidades: ¿Vicio o pasión? ¡Crónica congelada de Desgranando Ciencia!

A lo largo de estos meses, he leído gran cantidad de crónicas de lo que fue Desgranando Ciencia, y aunque de primeras parezca extraño, el sentimiento que predomina en mí es de vergüenza. Seguro que ya habéis leído en varios sitios, la panzada de trabajar que supuso para el sector granadino y divulgador, y para el personal de Hablando de Ciencia implicado. En cambio, aquí la señorita Ununcuadio, hizo poco más que apuntarse al menú. Así que: vaya por delante que estoy inmensamente agradecida a todos los que se dejaron la piel y su tiempo libre (y no tan libre) por hacer realidad el eventazo de Desgranando Ciencia.

Ya digo, en mi caso, me enteré a través de la lista de correo de Hablando de Ciencia. Se quedó esperando a que sacara un rato para enterarme de los detalles y curiosear por la plataforma de Lánzanos. ¡Y aquello tenía una pinta extraordinaria! De repente, deseaba que Granada no estuviera en la otra punta del mapa español…, y me fui a mi Google Calendar a consultar las fechas: ¡fin de semana! Así que sobre la marcha, lo hice todo: participé en el crowfunding, hice propaganda tuitera, y me busqué medio de transporte para ir a Granada en diciembre. Era tan, tan apetecible, que era un proyecto que tenía que salir sí o sí. Y salió. No por lo que yo hiciera o dejara de hacer, realmente me quito el sombrero ante Luis Fontana, Carmen Robles y demás gente que no pararon de insistir día tras día.

Luego, a través de la misma lista de Hablando de Ciencia, pidieron voluntarios para los talleres; y yo dije que estaba a su disposición para el que hiciera más falta, siempre que me facilitaran material porque hay temas que tengo más oxidados que otros. Por ejemplo, la genética. Me tocó el taller “De tal palo, tal astilla” y del dossier que mandó Óscar Huertas, tuve que buscar dos de cada tres palabras en Google. Así que lo primero que hizo Desgranando Ciencia por mí, fue ampliar mi vocabulario, y un repaso de las leyes mendelianas.

Engañé a mi hermana (Ununpentium, para los amigos), y sobre todo engañé a mi madre para que dejara venir a mi hermana. Uup llegó a Barcelona el viernes 13 a las 18:40. Estuvimos en Sants hasta las 22:00 que salía el tren hotel. Después de encontrar el “camarote de los hermanos Marx” y aposentarnos en nuestras camas, yo caí en un profundo sueño hasta que amanecí en las cercanías de Granada. Ningún beso de príncipe azul, ni mucho menos la llegada a las tantas de una compi de camarote un poquito alegre ni los esfuerzos de mi hermana y la chica china que también dormía allí por abrirle el cerrojo y la puerta, hubieran conseguido despertarme.

¡Granada! Y mi hermana se asoma a la ventana y me dice: “Hace buen tiempo, porque ahí va uno en chanclas”. Nos cogemos un taxi al Parque de las Ciencias, yo estoy cada vez más nerviosa de la emoción. Mi hermana tiene pinta de cansada, creo que no ha descansado tan profundamente como yo. Aparecemos ahí, y Víctor Pascual del Olmo nos recibe cordialmente. De repente he entrado en una especie de universo paralelo en el que si me presento como Dolores nadie sabe quién soy, pero si digo que soy Ununcuadio la gente me saluda cariñosamente. Desvirtualizo a Leti que es mi jefa de talleres; a Rosa; a Carmen Robles; a Sergio (“Ununcuadio, tú tuitea todo lo que puedas, ¿vale?”); a Rubén (que es más alto de lo que se ve en los documentales); a Santi; a Mulet; a Víctor Tagua; a José Luis (a quien no era capaz de adivinar cuál era su blog y su nick), a Aníbal. Mi hermana se convirtió en voluntaria y consiguió su propia camiseta de Tesla (estaba orgullosísima).
@KarmaROVA nos sacó esta foto a Leti y a mí. ¿Se me nota que no me gustan las fotos? xDDD

Empezó el evento. Estuve en la charla de Mulet y en la de Rosa, pero luego nos tuvimos que salir, porque empezaban los talleres; y ya había hordas de niños con sus padres esperando la apertura. Como coordinadora de talleres estuve paseándome, y es que era una delicia ver a los alumnos de Jorge enseñando ciencia; a los niños haciendo cola para extraerse su ADN de la saliva, para mirar por un microscopio… Mención aparte merece el taller de dibujo que esa mañana gestionaron @biogeocarlos y Germán Tortosa: niños sentados en el suelo, apoyados en bancos, y dibujando sin parar, atentos a todo lo que les iban explicando. Mi taller tenía menos quórum pero es que estaba difícil competir con “fabrica tu propio fósil”, pero de vez en cuando les explicábamos de qué progenitor habían heredado el mentón o las orejas.
Foto de Manuel Caballero Cid
Pude escaparme a ver el estreno del documental de “Granada, mil años de ciencia”, documental que si aún no has visto, ESTE es el momento para que lo hagas:



 y de paso pude desvirtualizar al zombi de Schrödinger que tuiteaba discretamente. Cuando cerramos los talleres, todavía pude asistir a alguna charla, la de Rubén, la de Miguel Botella, y la de Víctor Tagua. Después del breve parón de la comida, y de perdernos con José Luis por el interior del Parque de las Ciencias, volvimos de nuevo a los talleres. Ya había niños ansiosos de recoger los fósiles que habían hecho por la mañana, y en general, esperando para entrar al recinto de los talleres. A la vez seguía el programa de conferencias breves y de espectáculos. Yo solo llegué a la que me pareció la mejor charla de divulgación en la que he estado nunca: porque José Manuel Vidal habló con tanta pasión sobre las hormigas que consiguió que yo, que odio los “bichitos” y que las hormigas me importan menos…que ellas mismas, vibrara y me apasionara con lo que me estaba contando. Impresionante: necesito hacer un análisis de esta genial emboscada científica. También estuve en la charla de Cristina González; y asistimos impresionadas al excelente espectáculo rompe- y dobla-cucharas de Juan Soler. Mi hermana volvió a casa de mi madre diciendo: “¿me dejas una cuchara para practicar a romperla?” Mi madre debió de darle un hipogrito huracanado y acordarse de todos mis antepasados…
Juan Soler no solo rompía cucharas: también se apagaba cigarrillos en la mano para explicar el "truco" de caminar por las brasas o el fuego
Nos fuimos a cenar a un bar, y a pesar de que nos empleamos a fondo con las Coca-Cola (si no me creéis, tenéis el testimonio videográfico de @pakozoic), el cansancio acumulado empezaba a hacernos mella y la información del exterior tardaba en penetrar a nuestros cansados y científicos cerebritos. No en vano nos habíamos marcado más de 800 km de viaje. Por cierto, que estuve sentada en la misma mesa con @darksapiens, pero no fui consciente hasta algunas horas después; gajes del oficio, y de tener varias identidades xDD Así que Rubén, Leti, el chico de las chanclas (sí, venía desde Valencia en nuestro mismo tren calzado con unas chanclas en pleno diciembre granadino y fue la primera persona que vio mi hermana al llegar a Granada y asomarse a la ventana. ¿Casualidad o causalidad? xDD) se estuvieron riendo de la expresión de mi cara, y llegó un punto en que Rubén preguntó: “Solo una cosa… ¿Os compensa el viaje que os habéis pegado para venir a esto?” (¡ey!, que conste que Rubén era uno de los activos organizadores del evento). “¡Pues claro que me compensa!” ¿Cómo no me van a compensar todos estos momentos impagables pasados con gente de la que no conozco apenas su nombre real, pero con la que tengo más en común que con mis amigos de Barcelona, mis compañeros de trabajo o mi familia? ¿Dónde más podríamos comparar quién lleva una camiseta más friki, reírnos del pollosaurio, o cuando mi hermana dijo que entraba en modo zombi (por el agotamiento) y Jorge le contestó: prueba a ver, ¿me darías un mordisco en la mano?? No, está claro, que fueron dos días agotadoramente satisfactorios y que no los cambiaría por todo el oro del mundo. Puedo asegurar que fue el crowfunding más disfrutado de la historia; y debería existir una mención oficial que lo atestigüe. Me gustó mi visita a ese universo paralelo en el que la gente me conocía por comentar asiduamente en sus blogs, o porque he bombardeado la sección de Pregunta a HdC con las preguntas más absurdas y rebuscadas. Es divertido entrar a ver cómo la gente te ha percibido durante ese tiempo virtual xDD
Cuando estuve en la misma mesa que @darksapiens y no lo sabía :P
Algunos tenían marcha para seguir de juerga; pero muchos nos retiramos ya, que al día siguiente tocaba madrugar y vuelta a empezar el lío. Aunque yo estaba de capo de los talleres, he de reconocer que la tentación de estar tan pegada al auditorio fue demasiado fuerte, y me escapé a las charlas de @biogeocarlos (imborrable ver a Spiderman como un arácnido de verdad), el doctor Litos, Gerardo. La charla de Óscar fue el cierre más bonito para las jornadas. Nos dio una conferencia de difícil clasificación en la que supo mostrar el lado más humano de la ciencia y la educación. Todavía me estremezco si recuerdo su charla, y cómo nos pusimos de pie y aplaudimos a rabiar, y mi hermana diciéndome: “¡Qué bien habla!”

Recogimos los bártulos de los talleres y carteles, y nos fuimos a comer a un Wok. Muchas risas en aquella hilera inmensa de mesas llenas de buena gente. Después del café, la gente empezó a irse, pero nos quedamos con un grupito de granadinos que se empeñó en que visitáramos al menos algo de Granada (más allá del Parque de las Ciencias), y nos llevaron de paseo hasta la hora del tren. A todos: ¡infinitas gracias! Por la acogida, por el cariño, por el esfuerzo, por todo.
Última comida de Desgranando Ciencia :( en el Wok 
A nosotras todavía nos quedaba otro viaje de 12 horas aproximadamente (yo dormí como un bebé), y a Uup cuatro horas más hasta Pamplona. Para terminar mi experiencia paranormal y surrealista de fin de semana, yo me fui directamente de Sants al trabajo, que tenía unos experimentos importantes planeados (la ciencia es una amante muy exigente xDD). Lo dicho: Rubén y todos: SÍ merece la pena. Como se dijo en algún momento, si del evento salía una única persona que se planteara estudiar ciencias o al menos interesarse más por ella, valdría la pena semejante despliegue de medios y de mano obrera voluntaria. Pues bien, además de eso, para mí son un montón de recuerdos: mi primera experiencia de desvirtualización a lo bestia, conocer a personas interesantes (@elprofedefisica, @hijodelprofe, @EugenioManuel,…, no sé si me dejo alguno), debatir de temas interesantes, no sé pasárselo bien de una manera brutal. Eso fue para mí Desgranando Ciencia, aunque Víctor Tagua no explotara sandías con nitrógeno líquido xDD

10 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado, muy chula la crónica! Prepárate, pronto habrá noticias. La máquina para 2014 está en marcha. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Luis! Fue una de las mejores experiencias y estoy deseando repetir :) gracias por el curramen y por ser como eres

      Eliminar
  2. Señorita, no sienta usted vergüenza para nada. Este es un proyecto que se ha fabricado de ilusión, trabajo y sobretodo, pensar que era posible.

    Cuando yo no estaba muy seguro de si era posible o no... me llegó que la tal Uuq ya se había comprado billete para ella y para su hermana, había puesto pasta en el crowdfunding y lo tenía todo listo para llegar a Granada en fecha y hora..... yo no pude en aquel momento mas que decir "Pero esta chica está loca.... si ni yo mismo se si va a salir adelante".

    Es por eso que no debes menospreciar tu labor en esta empresa. Curraste durante los días del evento y para nada viniste a menú puesto. Para mi fue todo un honor conocerte y desvirtualizarte, esa sonrisa tuya no se me olvida fácilmente. Un abrazo muy grande y te espero en la siguiente... que como bien dice Luís... ya está en camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, sí, mi madre ya dice que no estoy bien de la cabeza y ella me conoce mucho. En soñar procuro no quedarme corta..., pero la verdad es que flipé cuando empezasteis a contar los inicios del proyectos. Y lo de currar: antes me lo pasé bien que currar :D Así que yo ya estoy con ganas de repetir ;)

      Eliminar
  3. Enhorabuena por la crónica Dolores! Me ha encantado. Y por supuesto que fue un placer desvirtualizarte. Los eventos de este tipo tienen un encanto especial y es una sensación muy agradable descubrir que gente que pensabas que era guay por las redes sociales, lo es más aún cuando los conoces en persona, no sé si me explico... jajaja. Un abrazo y prepárate para Naukas o para próximos Desgranando, que cuando pruebas ya no paras. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale tarde que nunca, no? jajajaja Tengo unas ganas de Naukas..., y de otros Desgranando..., es claramente adictivo :D Nos veremos en la próxima y nos damos el abrazo en el 1.0

      Eliminar
  4. Ayyy!!!... me acabas de recordar de nuevo lo que fue Desgranando :_), muchas graciasss Doloresss, me ha encantado tu entrada jajaja y me encantará verte de nuevo en el Desgranando 2014!! ^.^. Tienes pase VIP que lo sepas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, ya queda menos para diciembre 2014 ;D me alegra que una crónica de un evento de hace meses siga trayéndonos buenos recuerdos :D

      Eliminar
  5. Has hecho que me emocione con la crónica, jo :_)

    Si es que fue un evento genial, qué pena haber tenido que irnos antes un grupo de valencianos, porque me hubiese quedado hasta que acabase todo por la tarde :) Por mi parte estuve encantado de desvirtualizarte, ¡y ahora ya en el próximo evento en que coincidamos podremos interactuar desde el principio! xD

    Por cierto, cuando he leído “Hace buen tiempo, porque ahí va uno en chanclas”, no he podido evitar reírme a carcajadas, sabiendo perfectamente de quién se trataba XDDDDD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, en el próximo Naukas (que si todo va bien toca antes que Desgranando) lo pasaremos bomba xDD
      Y Carlos ha marcado un antes y un después en la física de Granada :D

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?