lunes, 28 de abril de 2014

Ciencia y más ciencia

Para hacer ciencia
lo único que te hace falta
es un cerebro que piense.
Un experimento:
hipótesis, comprobación,
rectificación, validación
(y muchas matemáticas).

Todo lo demás es accesorio.
Hay científicos que necesitan
usan llaves inglesas para
cerrar herméticamente
sus reactores. Pero ambos
están haciendo ciencia.

La vista engaña: lo que
parece más primitivo
puede ser el invento más
sofisticado.

Porque la ciencia va de
pero también ver átomo a átomo,

colisionar y descubrir
mini-partículas; destripando

Ordenadores super-potentes
para hacer cálculos interminables,
de todos los datos cifrados,
descifrarlos, entenderlos.

Mezclar esto con lo otro
cocinando “nuevos materiales”.
Estudiando las instrucciones
de cada especie viviente.

Buscando remedio a las
enfermedades, dando de
comer al hambriento,
de beber agua potable al
sediento. Son las
bienaventuranzas

del científico.

Esta entrada participa en el I Certamen de cuentos de ciencia organizado por el blog Cuantos y Cuerdas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?