domingo, 18 de enero de 2015

Segunda parte: Del mucho leer, se le secó el cerebro (...)

Sigo con la lista de libros leídos en 2014:
Vía

31. The innocence of Father Brown de Chesterton
He stated that the detective story was a popular realisation of poetry concealed in city life (...).
In Chesterton's view then, the detective-story writer should be regarded as the poet of the city (...).
If the writer is the poet, Chesterton maintained that the detective was a romantic hero, the protector of civilisation:
It is agent of social justice who is the original and poetic figure, while burglars and footpads are merely placid old cosmic conservatives, happy in the immemorial respectability of apes and wolves. The romance of the police force is thus the whole romance of man... It reminds us that the whole noiseless and unnoticeable police management by which we are ruled and protected is only a succesful knight-errantry. (prólogo de David Stuart Davies, The Complete Father Brown Stories, G. K. Chesterton)
Ole, me acaban de dar los mejores motivos para que me gusten tanto las series televisivas de crimen xDD

Coincido con el prólogo a The Complete Father Brown Stories, las mejores, las más frescas son las de los primeros libros. Las otras también están muy bien, pero el autor quizá abusa demasiado de la apologética, y conociendo el espíritu chestertoniano de la paradoja puedes llegar a imaginar por dónde van los tiros en la resolución del crimen.

La verdad es que me esperaba otro tipo de lectura, por ejemplo, que todo el libro de The innocence of Father Brown tratara una única historia. Pero no, cada "capítulo" contiene una historia diferente en la que pueden coincidir personajes pero el que se mantiene siempre es Father Brown. Tal como se avisa en el prólogo, al revés que en otras novelas policíacas, las pruebas no son lo importante, sino la psicología de los testigos o del criminal.
32. Ciencia y religión. Conceptos fundamentales de Mariano Artigas

La verdad es que no me acuerdo de mucho jajaja. Es un manual sobre el título, y se repiten bastantes de los argumentos que Artigas desarrolla en otros libros. Mi preferido al respecto sigue siendo el descatalogado Filosofía de la ciencia experimental, me gusta más el Artigas filósofo que el teólogo.

33. The wisdom of Father Brown de Chesterton


Si había algo a destacar más de apuntado en 31, se perdió con mi móvil en Port Aventura...

34. Antología poética Manuel Machado. Edición de Arturo Ramoneda

Manuel Machado ha sido todo un descubrimiento. Su poesía me parece fascinante: es uno de los pocos poetas en los que los sonetos no parecen barrocos. Aquí dejo su poema "Retrato":

Esta es mi cara y ésta es mi alma: leed.
Unos ojos de hastío y una boca de sed...
Lo demás, nada... Vida... Cosas... Lo que se sabe...
Calaveradas, amoríos... Nada grave,
Un poco de locura, un algo de poesía,
una gota del vino de la melancolía...
¿Vicios? Todos. Ninguno... Jugador, no lo he sido;
ni gozo lo ganado, ni siento lo perdido.
Bebo, por no negar mi tierra de Sevilla,
media docena de cañas de manzanilla.
Las mujeres... -sin ser un tenorio, ¡eso no!-,
tengo una que me quiere y otra a quien quiero yo.

Me acuso de no amar sino muy vagamente
una porción de cosas que encantan a la gente...
La agilidad, el tino, la gracia, la destreza,
más que la voluntad, la fuerza, la grandeza...
Mi elegancia es buscada, rebuscada. Prefiero,
a olor helénico y puro, lo "chic" y lo torero.
Un destello de sol y una risa oportuna
amo más que las languideces de la luna
Medio gitano y medio parisién -dice el vulgo-,
Con Montmartre y con la Macarena comulgo...
Y antes que un tal poeta, mi deseo primero
hubiera sido ser un buen banderillero.
Es tarde... Voy de prisa por la vida. Y mi risa
es alegre, aunque no niego que llevo prisa.

35. Autorretrato con radiador de Christian Bobin


Uno de los grandes descubrimientos de 2014: la prosa lírica de Bobin. Dulce, tristemente consoladora, bella,... A mí me pareció como Una pena en observación de C.S. Lewis mucho más desprovista de la observación metódica hacia el lado poético. Absolutamente recomendable.

36. The incredulity of Father Brown de Chesterton

Ídem a 33.

37. Una breve historia de casi todo de Bill Bryson


El segundo libro que leemos y comentamos en #TertuliasCiencia. Aunque me gustó mucho más el primero (El tío Tungsteno de Oliver Sacks), no le quitó mérito a Bryson que hace un repaso de un montón de años y de disciplinas científicas.

38. Oliver VII de Antal Szerb


Recomendado por E. G-M. como un El hombre que fue Jueves (Chesterton) destilado. Y es verdad que hay mucho de chestertoniano en esta novela de Szerb. Desde luego me gustó mucho más que La leyenda de los Pendragón, con lo que me reconcilio con el autor y planeo leer El viajero bajo el resplandor de la luna. De todas formas sigo prefiriendo a Chesterton, y mi novela favorita (El hombre que fue Jueves). También muy recomendable.

39. Mitología materialista de la ciencia de Francisco José Soler Gil


Este libro me ha sorprendido gratamente. De longitud es bastante decente en comparación con manuales de filosofía. Además, presenta una tesis interesante acerca de las interpretaciones de la ciencia según seamos materialistas o teístas. Algo que viene a reforzar mi propia tesis que expuse en Dos culturas. Vendría a ser como la contrapartida del libro El diseño inteligente, ¡vaya timo! (que ya reseñé en la primera parte). El libro tiene tres partes: la primera dedicada a la evolución, la segunda a mente y cerebro, y la última a la cosmología y el origen del Universo. Personalmente, la que más me gustó, porque me aportó ideas originales y creativas, fue la primera.

40. Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

Empecé este libro por recomendación de mi padre allá por los 16 años, y lo dejé casi en el primer capítulo horrorizada porque aquello no tenía ni pies ni cabeza (algo así me pasó con Olvidado rey Gudú, de Ana María Matute, que aún tengo pendiente). Pero si es una obra cumbre de la literatura, mi juicio debía andar equivocado..., y quería volver a intentarlo. El pistoletazo de salida paradójicamene me lo dio la muerte de García Márquez, con lo que su libro avanzó puesto en mi lista de pendientes. Y he de decir que es de lo mejorcito que he leído en 2014, que lo he disfrutado página a página, palabra a palabra, que me ha tenido enganchada sin remedio hasta llegar al final, un final que me parece "redondo", que completa el libro "a la perfección". Así que sí: léelo, disfrútalo.

41. Historia del veneno. De la cicuta al polonio de Adela Muñoz Páez

Lo reseñé para Hablando de Ciencia.

42. The blind assassin de Margaret Atwood

En el segundo trimestre de English Reading Club, esta fue la primera novela. Probablemente más compleja incluso que Atonement, sobre todo argumentalmente. Me gustó mucho, incluso aunque ya venía sospechando la línea argumental, hubo resoluciones del misterio que no me esperaba. Una vez más, lo mejor de todo fue comentarlo en el taller, e ir aprendiendo a raíz de lo que cada uno pensaba del libro. ¡Si tenéis oportunidad de estar en un club de lectura, probad la experiencia!

Un par de citas: 
At the very least we want a witness. We can't stand the idea of our own voices falling silent finally, like a radio running down.
The only way you can write the truth is to assume that what you set down will never be read. Not by another person, and not even by yourself at some later date. Otherwise you begin excusing yourself. 

43. Antología poética de Ernesto Cardenal

La verdad es que empezó muy bien, un poeta que usaba conceptos científicos para sus poemas, por ejemplo:

HA LLEGADO AL CEMENTERIO TRAPENSE LA PRIMAVERA

Ha llegado al cementerio trapense la primavera,

al cementerio verde de hierba recién rozada

con sus cruces de hierro en hileras como una siembra,

donde el cardenal llama su amada y la amada

responde a la llamada de su rojo enamorado.

Donde el reyezuelo recoge ramitas para su nido

y se oye el rumor del tractor amarillo

al otro lado de la carretera, rozando el potrero.

Ahora vosotros sois fósforo, nitrógeno y potasa

y con la lluvia de anoche, que desentierra raíces

y abre los retoños, alimentáis las plantas

como comíais las plantas que antes fueron hombres

y antes plantas y antes fósforo, nitrógeno y potasa.

Pero cuando el cosmos vuelva al hidrógeno original

-porque hidrógeno somos y en hidrógeno nos hemos de

convertir-

no resucitaréis solos, como fuisteis enterrados,

sino que en vuestra carne resucitará toda la tierra:

la lluevia de anoche, y el nido del reyezuelo,

la vaca Holstein, blanca y negra, en la colina,

el amor del cardenal, y el tractor de mayo.
****

SALMO 18 (19)

Las galaxias cantan la gloria de Dios

y Arturo 20 veces mayor que el sol

y Antares 487 veces más brillante que el sol

Sigma de la Dorada con el brillo de 300 000 soles

y Alfa de Orión que equivale

a 27000000 de soles

Aldebarán con su diámetro de 50000000 de kms.

Alfa de Lira a 300 000 años luz

y la nebulosa del Boyero

a 200 000 000 de años luz

anuncian la obra de sus manos


Su lenguaje es un lenguaje sin palabras

(y no es como los slogans de los políticos)

pero no es un lenguaje que NO SE OIGA

Ondas de radio misteriosas emiten las galaxias

el hidrógeno frío de los espacios inter-estelares

está lleno de ondas visuales y de ondas de música

en los vacíos inter-galácticos hay campos magnéticos

que cantan en nuestros radio-telescopios

(y tal vez hay civilizaciones

transmitiendo mensajes

a nuestras antenas de radio)

Son un billón de galaxias en el universo explorable

girando como carruseles

o como trompos de música…

El sol describe su gigantesca órbita

en torno de la constelación de Sagitario

-Es como un esposo que sale de su tálamo

Y va rodeado de sus planetas a 72 000 kms. por hora

hacia las constelaciones de Hércules y de la Lira

(y tarda 150 millones de años en dar la vuelta)

y no se aparta ni un centímetro de su órbita


La Ley de Señor tranquiliza el subconsciente

es perfecta como la ley de la gravedad

sus palabras son como las parábolas de los cometas

sus decretos son los preceptos de las estrellas

que guardan siempre sus sitios

y sus velocidades

y sus distancias respectivas

y se cruzan miles de veces en sus rutas

y nunca chocan

Los juicios del Señor son justos

no como la propaganda

y más valiosos que los dólares

y las acciones comerciales

Guárdame de la soberbia del dinero y del poder político

y estaré libre de todo crimen

y del delito más grande

Y séante gratas las palabras de mis poemas

Señor

mi Libertador.

Cuando menos curioso... Pero aquello va degenerando cada vez más (a mi humilde entender) hacia una crónica lírica más o menos apologética de la ideología del autor. Que no digo que me moleste, solo que cuando ya llevas un buen número de largos poemas sobre la explotación de los pobres, que en mi caso no me aportaban mucho más que el primero, pues llega un punto en el que me canso y empiezo a dudar de las intenciones líricas del poeta... Llamadme inculta pero no tenía ni idea de la vida de este señor, pero al hacer una búsqueda rápida me encuentro que mis impresiones con su antología no iban tan descaminadas.

44. Ya está el listo que todo lo sabe de Alfred López

Una de las sorpresas agradables que tuvo para mí Naukas Bilbao, fue el regalo del libro de Alfred dedicado por él. Un libro que me ha sorprendido gratamente, pues si ya me interesaba el blog de Alfred, tenía curiosidad por ver qué tal le sentaba el formato libreril. El libro está organizado en los días del año, de manera que tienes una curiosidad para cada día del año (bisiesto) por si aquello se te hace pesado de leer de un tirón, o quieres comprobar si en un día especial para ti hay una anécdota histórica. En mi caso, me lo ventilé casi de un par de tirones, porque me enganché a las curiosidades, al estilo pedagógico y divertido de Alfred, y me impresionó el rigor con el que divulga ciencia, arte, cultura popular e historia. Un libro para disfrutar que no te deberías perder. Y parece que tendremos la suerte de disfrutar pronto otro nuevo, ¡bien!

45. Nada de Carmen Laforet

También lo leí rapidísimo porque es una historia tremendamente oscura y en cierta manera deprimente que me mantuvo enganchada hasta el final, paseando por la ciudad de Barcelona en las noches oscuras al lado de la peculiar Andrea.

46. Bel canto de Ann Patchett

Mucho más fácil que The blind assassin. Según alguno (debería decir alguna porque éramos en su mayoría mujeres) del taller, la ficción era poco creíble. Supongo que sí. De hecho, la historia está concebida como si fuera una ópera. Y yo lo disfruté intensamente porque es de esos libros que te hacen desear ser mejor persona. El final, triste y amargo, es lo que me hace considerar que la ficción no era tan increíble. Si el final hubiera sido tan naïf como la trama, quizá no me hubiera gustado tanto. Pero ojo, esto no es un spoiler, ¿quién os ha dicho que el libro acabe mal? De hecho, quizá porque el final es muy rápido, me generó una sensación de no entender las decisiones de los personajes. Por cierto, que tal como vimos en el taller, la autora nos iba avisando a lo largo del libro de que aquello no terminaría bien, pero todos sin excepción parece que elegimos ignorarlo y olvidarlo... hasta que nos lo recordó el profesor. Curioso, ¿verdad?

47. Grandes enigmas de la ciencia, Naukas

Una recopilación excelente de artículos de la web Naukas. Algunos ya los había leído, pero la mayoría me han aportado cosas interesantes que ignoraba. Muy recomendable. 

48. La nariz de Charles Darwin de José Ramón Alonso

Y aunque sea el último libro que me quedaba por leer de José Ramón Alonso, se trata del primero que escribió. Al igual que El escritor que no sabía leer, se basa en historias reales para divulgar neurociencia en particular, y ciencia en general. La verdad es que ciertas de esas historias son escalofriantes y dejan un regusto amargo en la boca. Pero a pesar de todo, creo que me gustó más este libro que el resto (y eso que los otros me gustaron muchísimo como ya he dejado escrito). No sé si sabría explicarlo con palabras pero allá voy: este (La nariz de Charles Darwin) es más fresco, original y creativo. A riesgo de repetirme: esto no desmerece la calidad del resto de sus libros. Una muestra de la maestría de José Ramón Alonso:
Los científicos asumimos que nosotros trabajamos con datos y los colegas de Humanidades, pensamos, dan más peso relativo a las opiniones, lo que no deja de ser algo sesgado, y probablemente, falso. Creemos que nuestro mundo es objetivo, y el suyo subjetivo, pero ninguna de las dos visiones es cierta, nuestra objetividad es presumible y está marcada por las trayectorias personal y colectiva. Su subjetividad se consolida con el contraste, la experiencia, la razón y se va objetivando, al menos para la mayoría inteligente.
49. Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza

Empieza muy bien, desternillante a base de las cosas más absurdas; pero al revés que la mayoría de personas a las que les encanta este libro, yo llegué a un punto en el que me cansé, me dejó de hacer gracia, y aquello me parecía una bazofia. No sé, quizá el formato en el que se escribió (artículos para el periódico) sea el causante de ese disgusto, o quizá mi peculiar carácter, pero lo cierto es que me harté de Gurb y su compañero hasta límites insospechados.

50. Brick lane de Monica Ali

El tercer y último libro de la segunda edición del taller English Reading Club. Mi favorito, ya lo he dicho antes, es Bel canto, seguido por The blind assassin. Brick lane me gustó mucho por ser tan diferente a lo que estoy acostumbrada: un libro centrado en la cultura de los bangladesíes, los problemas de la emigración (en este caso a Londres), la religión musulmana, los matrimonios de conveniencia,... Pienso que he aprendido mucho de este libro. Mi problema fue que al terminarlo no me quedaba claro cuál era la intención de la autora, qué pretendía al contarme una historia que acaba sin más ni más en un punto cualquiera de la línea temporal. Y aunque la peli no tiene punto de comparación con la novela de Monica Ali, lo cierto es que me dio la clave para sacar el sentido del libro. No hay mal que por bien no venga.

51. Masa y poder de Elias Canetti

Soy fan de Canetti. Sus Apuntes y su autobiografía me fliparon. Ahora tocaba el turno de su obra cumbre, más ensayo que otro género literario. En el se recoge la tesis que desarrolla a lo largo de su vida acerca de la masa. A raíz de ciertas experiencias autobiográficas al contemplar aglomeraciones de personas o manifestaciones, le lleva a intuir un fenómeno subyacente que se dedica a estudiar. El resultado es una pedazo obra, muy documentada con culturas de todos los rincones del planeta, en el que relaciona los rituales indígenas, con las religiones mayoritarias y minoritarias, las estructuras de poder en sistemas democráticos pero también dictatoriales, hasta por qué los nazis odiaban a los judíos y un sinfín de ejemplos a cada cual más estimulante. Se puede o no estar de acuerdo con aspectos de su teoría, pero es un placer entender la lógica del autor, e ir aprendiendo cosas de lo más variado. Es una lectura en ocasiones densa, pero a mí me ha merecido mucho la pena.

52. Tesla y la conspiración de la luz de Miguel A. Delgado

Parece que está de moda "tunear" la historia de Tesla, en cualquier caso, la novela de Miguel A. Delgado es una delicia para los curiosos sobre Tesla y amantes de la ciencia ficción y las aventuras. Muy recomendable.

53. Matar a un ruiseñor de Harper Lee

En dos palabras: ¡pedazo novelón! Sí, así como suena... A veces encontraba semejanzas con La evolución de Calpurnia Tate, porque se corresponden algunos nombres, apellidos, o escenas típicas. Pero ni color: Scout Finch es todo un personaje que hace que Calpurnia Tate resulte insulsa y poco desarrollada, por no hablar de su padre Atticus Finch. Esperaba la historia de la injusticia en un juicio contra un negro inocente, pero la novela empieza contándonos las aventuras de dos hermanos en un verano caluroso y sus miedos y leyendas acerca del vecino escondido Boo Radley. Claro que luego hay un juicio, pero es mucho más interesante la evolución madurativa de los hermanos, las dificultades ordinarias de la vida, y cómo no, la aparición de Boo Radley en unas condiciones inesperadas. Luego vi la peli, y una vez más, al lado del libro, por muy buena que sea..., y sin embargo me encantó la mirada cariñosa de Boo Radley a Scout Finch.

54. The secret of Father Brown de Chesterton

Sigo con Father Brown ;)

Father Brown hablando sobre el "peligro de las pseudociencias":
“Quiet so”, said Father Brown. “That’s what I object to. I was just going to say that if it’s all a fraud, I don’t mind it so much. It can’t be much more of a fraud than most things at fancy bazaars; and there, in a way, it’s a sort of practical joke. But if it’s a religion and reveals spiritual truths- then it’s all false as hell and I wouldn’t touch it with a bargepole. (The red moon of Meru)
Y acerca del perdón propio de los cristianos (católicos):
“There is”. said Father Brown dryly; “and that is the real difference between human charity and Christian charity. You must forgive me if I was not altogether crushed by your contempt for my uncharitableness today; or by the lectures you read me about pardon for every sinner. For it seems to me that you only pardon the sins that you don’t really think sinful. You only forgive criminals when they commit what you don’t regard as crimes, but rather as conventions. (...) You forgive because there isn’t anything to be forgiven.”

(...) “We have to touch such men, not with a bargepole, but with a benediction”, he said. “We have to say the word that will save them from hell. We alone are left to deliver them from despair when your human charity deserts them. Go on your own primrose path pardoning all your favourite vices and being generous to your fashionable crimes; and leave us in the darkness, vampires of the night, to console those who really need consolation; who do things really indefensible, things that neither the world nor themselves can defend; and none but a priest will pardon. Leave us with the men who commit the mean and revolting and real crimes, mean as St Peter when the cock crew, and yet the dawn came.” (The chief mourner of Marne).
55. The scandal of Father Brown

Con este acabé The Complete Stories of Father Brown:
“People who lose all their charity generally lose all their logic” (The vampire of the village)
Y además, de las novelas reseñadas, también he disfrutado los cuatro cómics de ciencia de Jordi Bayarri, 3 de ellos reseñados en Hablando de Ciencia:

Darwin la evolución de la teoría de Jordi Bayarri
Marie Curie, la actividad del radio de Jordi Bayarri

En total he leído 11 libros de divulgación científica, más los 4 cómics de ciencia, y 2 novelas de ciencia ficción con tintes divulgativos (Contacto de Carl Sagan y Tesla y la conspiración de la luz de Miguel A. Delgado), 11 libros en inglés, 3 de teatro, 13 de poesía, 4 de filosofía o temas similares, un par de ensayos de literatos (Canetti y Chesterton), y otras 9 novelas. ¡Y ahora a seguir el 2015 con ganas! [Aquí iré apuntando los libros que voy leyendo]

2 comentarios:

  1. ¿Te acabas de terminar La Regenta? ¡Yo estoy por un tercio de la novela y bastante enganchado! Tomo nota de Cien años de soledad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué haces leyendo libros prohibidos? ¡A la hogueraaa :P!

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?