viernes, 23 de junio de 2017

John Donne se me adelanta varios siglos

Cuál no sería mi sorpresa al leer este poema de SONGS AND SONNETS:

Vía


THE DAMP


When I am dead, and doctors know not why,

And my friend’s curiosity

Will have me cut up to survey each part,

When they shall find your picture in my heart,

You think a sudden damp of love

Will through all their senses move,

And work on them as me, and so prefer

Your murder, to the name of massacre.


Poor victories, but if you dare be brave,

And pleasure in your conquest have,

First kill th’ enormous giant, your Disdain,

And let th’ enchantress Honour, next be slain,

And like a Goth and Vandal rise,

Deface reecords, and histories

Of your own arts and triumphs over men,

And without such advantage kill me then.


For I could muster up as well as you

My giants, and my witches too,

Which are vast Constancy, and Secretness,

But these I neither look for, nor profess;

Kill me as woman, let me die

As a mere man; do you but try

Your passive valour, and you shall find then,

Naked you have odds enough of any man.


En traducción de Carlos Pujol vendría a ser:


VAPORES PONZOÑOSOS


Una vez muerto, cuando nadie sepa

la causa, e investiguen mis amigos

haciendo que me trinchen para ver

qué ha pasado a cada uno de mis órganos,

viendo en mi corazón la imagen tuya

un súbito vapor de amor letal

se adueñará de todos sus sentidos

con los mismos efectos que sufrí,

convirtiendo tu crimen en una matanza.


¡Ruin victoria! Pero si te atrevieras

a ser audaz gozando de tu triunfo,

mata al gigante de tu desdén,

asesina a la bruja del pudor,

y lo mismo que vándalos y godos

destruye los anales y las crónicas

que cuenten tus ardides y conquistas,

y careciendo ya de tal ventaja

puedes entonces acabar conmigo.


Pues yo también haría que luchasen

en mi bando gigantes y hechiceras,

la constancia sin fin, la discreción,

mas no quiero que me presten su ayuda.

Dame muerte con armas de mujer

y deja que yo muera como un hombre.

Pon a prueba tan sólo en la batalla

tu pasivo valor; verás que así,

desnuda, triunfarás del otro sexo.

Si bien su poema trata del amor despreciado, y el mío es más bien sobre la rabia de la traición, me ha sorprendido un poco el paralelismo... Lo publiqué en este blog el 25 de octubre de 2013, y aquí lo dejo de nuevo después de haber leído a John Donne:

Vía

HUMOR NEGRO O ADVERTENCIA PARA FORENSES INCAUTOS

Cuando me abran en canal
al hacerme la autopsia
se le escapará el bisturí
de la mano por el susto.
No habrá órgano sano ni en su sitio.
Ni la bomba de Hiroshima
explicaría tal hecatombe.
He tragado tanta rabia
que ya no debo tener entrañas:
quemadas, calcinadas,
reventadas y podridas.
El pH será - desde luego-
caústico, abrasador, y
no me extrañaría
que encontraran a fuego
grabadas las palabras
que callé para no herir sensibilidades.
Así que estaría yo misma-
mi cadáver- desnuda
por dentro y llena de obscenidades.
(¡Pobre forense indefenso!)

jueves, 1 de junio de 2017

¿Qué se le ha perdido a una cabrita en Barcelona?

Foto de Lourdes
Nos manda Lourdes esta foto que ha sacado esta mañana en Barcelona, y dice que ha sido bonito y gracioso verla balando con una voz preciosa que incitaba a la ternura. Pero, a la vez, ha tenido sentimientos encontrados de pena porque estuviera en el asfalto y no en una pradera. Me ha parecido un pensamiento muy bonito para plasmarlo en un haiku. 

Lourdes escribe (en poema libre o prosa poética):

Cabrita pequeña
¿dónde buscas a tu mamá, lejos de las verdes praderas,
en esta fría jungla de asfalto,
donde lo que se respira no es aire
ni se escucha el silencio,
donde el cielo se ve
pero no se adivinan las estrellas?

Y aquí va mi haiku:

Cabra de ciudad,
¿quién cambió tus praderas
por el asfalto?