miércoles, 8 de octubre de 2014

Experto universitario en Solicitud de Becas para realizar el Doctorado

Espero que se sobreentienda que, como muchas veces, he explicado: soy una persona afortunada que tiene la posibilidad de trabajar en investigación química (que es lo que he estudiado y lo que pienso que me gusta) y que además, a pesar de no tener beca de doctorado estoy contratada y matriculada en un programa de doctorado. Pero sentadas estas bases, la verdad es que esta situación es un poco cansada y molesta, así que he decidido recurrir al humor y auto-concederme el título de Experto universitario en Solicitud de Becas para realizar el Doctorado. No es un título oficial ni homologado, pero si alguien me demuestra que ha pedido tantas o más becas que yo, estaré encantada de concedérselo debidamente. El título me cualifica como asesora en estos temas, porque domino cómo hay que guardar en pdf las certificaciones académicas para no superar el límite que te deja subir la aplicación del Ministerio, el reciclaje de anteriores convocatorias, la traducción simultánea español-inglés (con un toque spanglish divino) y un poquito al catalán (que también me ha tocado leerme las bases en catalán, o intentar traducir mi proyecto al catalán para matricularme de doctorado), lectura en diagonal, entresijos de plataformas y solicitudes, y un largo etcétera. Si necesitan mis servicios, contáctenme sin problemas. Dependiendo de su oferta y de mi volumen de trabajo, obtendrán una respuesta satisfactoria (espero). 

En total, he preparado 9 solicitudes: 2 en el año 2012; 5 en el año 2013; y 2 en 2014. Aunque en dos casos, no llegué a presentar dicha solicitud por circunstancias varias, pero cuando ya tenía toda la documentación lista, así que para mí, cuentan con el mismo valor que las presentadas. También se puede ver que en alguna he hecho doblete: dos FPU y dos FI-DGR


Retrocedamos en el tiempo hasta 2012, un año que parece casi de otra época, cuando era apenas una recién licenciada que hacía un máster interuniversitario en Química Sostenible, y comprobé (con sus más y sus menos) que la investigación podía ser un campo tremendamente interesante como profesión presente. Yo tenía cierta debilidad por el tema de la Química del Suelo, y la Edafología, y fui buscando contactos entre centros del CSIC. Pero las Jae Predoc estaban próximas a su extinción, así que ningún grupo, más allá de agradecerme el interés, me podía ofrecer mucho más. Hubo una asignatura del máster que me interesó especialmente, y hablé con los profesores, y estaban interesados en encontrar a una persona que pidiera la FPU con su grupo, así que fue la primera convocatoria que rellené. Mientras tanto, me avisaron de que habían salido las Jae Predoc CP con cargo a proyecto. Y ya puestos, se me ocurrió escribir a todos los grupos que estaban en la convocatoria. Fue así como conocí a Nanomol y a los que serían mis jefes. Pedí la Jae Predoc, pero en algún momento, no presenté la documentación que me pedía, y quedé descalificada del proceso. Tampoco me preocupaba demasiado porque contaba con conseguir la FPU e irme a Ciudad Real; y más tras haber pasado el primer corte de selección. Pero el segundo corte no acababa nunca de salir, y yo ya empezaba a olerme lo peor aparte de estar un poco desesperada: ya había defendido mi trabajo fin de máster, y estaba en casa sin poder aportar ayuda económica y sin estudiar, y eso me hacía sentirme a disgusto. Hice alguna entrevista de trabajo, me matriculé para estudiar Ingeniería del Medio Rural en Castellón (donde tenía contactos de grupos de mi máster) y decidí volver a escribir a Nanomol, y me vine a Barcelona a hacer la entrevista. Me ofrecieron un contrato-beca de 6 meses de prueba, y luego continuar con una Jae predoc CP. Pero tuve la mala suerte de que esa beca no ha vuelto a convocarse.

(¡Ah!, que no se me pase: entre medias no obtuve la FPU. Primera beca denegada).

2013, como se puede ver, ha sido el año más prolífico para otorgarme el ansiado título de Experto universitario. Empecé mi contrato-beca en enero; y en abril andaba preparando la convocatoria de La Caixa para hacer el doctorado en España: rellené el formulario, pedí las cartas de recomendación; y finalmente se decidió que no valía la pena presentarse porque era extremadamente complicado conseguirla. 

Unos meses después, surgió la oportunidad de pedir una PhD Fellowship a Boehringer, y empecé a preparar el proyecto de mi tesis en inglés. Mandamos la documentación a tiempo, pero con gran pesar de su corazoncito me la denegaron.

Tras mis primeras merecidas vacaciones de verano, salieron las FI-DGR de la Generalitat de Catalunya. Me presenté por los pelos: tenía que mandar mis certificaciones académicas compulsadas al CSIC, y lo hice un día más tarde, y gracias a la gerente de mi centro. Aunque simultáneamente me enteraba de que solo conceden una beca por centro de investigación; y tenía la considerable certeza de que yo no tendría las mejores calificaciones de todo el ICMAB. Como de hecho se comprobó a su debido tiempo. Tercera beca denegada.

Y entonces, ¡tachán, tachán!, el Ministerio de Educación volvió a convocar las FPU, y volví a preparar la documentación (ahora no lo pedía con Ciudad Real, sino con Nanomol). Sin embargo, aparecieron notas de corte: yo había pedido la beca en el área de Química en la que pedían un 8 con algo; y yo estaba un punto por debajo… O sea, clarísimo que ni de broma pasaba el corte. Como así fue.

Don’t panic. Quedaba la opción de los Doctorats Industrials, y también rellené el formulario y lo presenté a tiempo. Al final, no interesaban las condiciones de beca, así que creo que no se llevó adelante.

Yo asumí que lo de conseguir una beca estaba muy, muy negro. Se me contrató como personal investigador, y aquí estoy. Pero no hay que desaprovechar ninguna oportunidad por muy negra que se presente…, así que en septiembre de 2014 volví a preparar la documentación para las FI-DGR. Lo que pasa, es que entre medias, salieron las FPI y mi grupo decidió que me presentara, así que dejé sin enviar la FI-DGR y empecé a preparar la FPI. La FPI era una novedad, un nuevo formato con el que aún no me había topado.

Y de momento esta es toda la historia. Hay bastantes probabilidades de que consiga la FPI, pero si les soy sincera: ya no me motiva en absoluto. Señoras y señores: llevo dos años y pico preparando solicitudes sin control, e intentando “comenzar” un doctorado. Un doctorado que profesionalmente empezó en junio de 2013, y oficial y académicamente en marzo de 2014. No sé, ustedes, pero yo considero que ya se me ha pasado el arroz, o al menos la ilusión, y todo esto me parece más surrealista que otra cosa... Pero, a partir de hoy, luciré mi flamante título de Experto universitario en Solicitud de becas de Doctorado y me consolaré sabiendo que soy la primera de mi promoción.



6 comentarios:

  1. Ya me dirás si consigues la FPI!!! Así tendremos la misma, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tú acabarás bastante antes que yo... :P

      Eliminar
    2. A ver, a ver, eso nunca se sabe... Tu tema parece más encauzado que el mío, jejeje... Por cierto, ¿vendrás por Madrid?

      Eliminar
    3. Créeme las apariencias engañan... Ya hablaremos en persona ;)
      Siempre que tú quisieras contaba con acercarme a Madrid, ya diréis fecha... Lo que no sé es si cuenta como "enfermedad grave" porque días de vacaciones o asuntos propios no me quedan demasiados :P o que se junte algún proyecto... Pero vamos, sí quería.

      Eliminar
  2. Me ha parecido muy interesante tu entrada. Tenemos bastantes cosas en común, empezamos en 2012 en la Investigación (en mi caso hice Master en 12/13) y a mediados de 2013 en doctorado, que pretendo presentar en uno meses.
    Pero en mi caso no he visto tanta dificultad para conseguir un contrato predoctoral. En 2012 y 2013 eché las FPI y FPU ya no me acuerdo exactamente el orden, pero no llegaba por mi baja media. En cambio en 2014 me dieron una predoctoral de mi universidad y luego a los pocos meses una de mi comunidad autónoma (probabilidad de éxito más de un 50% frente a un 15% de las FPU). No se si habré sido afortunado pero por la gente que conozco, casi todos hacen doctorado con beca! Saludos y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro, gracias por comentar. Y mucha suerte con esa fase final del doctorado :)

      Tal como actualizaba unos meses después , finalmente conseguí la FPI ¡pero en 2015!, dos años después. Así que mínimo aún estaré un año y pico más peleándome con la tesis. Y mira que ya tengo ganas de acabar.

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?