miércoles, 3 de diciembre de 2014

I dreamed a dream

Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú no lo desprecias.

Me entregué con la fuerza incontenible de la juventud.
Ardorosamente solté amarras sin dejar
salida de emergencia.
Eras mi futuro y mi presente.

Con todo mi ser bebí de tus fuentes,
amé tus principios, tragué lo intragable.
Los medios no eran nada en orden al fin:
a ti.

Ni en la noche más oscura
dudé de ti.
No temí tus intenciones.
Nunca desconfié de tu fidelidad.

Aparté proyectos, sueños,
a los míos.
Al final, supongo que pasó
lo que había de pasar.
No eras quién yo creía.

¿Te cansaste?
¿Fui de usar y tirar?
Ya no importa. Me robaste
la ingenuidad del primer amor.




2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? xDD

      Has descubierto una de mis debilidades (más que Moby Dick) y son Los Miserables: novelaza!!! Me suena que no te van mucho los musicales..., pero a mí este me hace llorar como una loca ;)

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?