lunes, 12 de marzo de 2018

Postcrossing, más que una afición


Solo hizo falta una charla de 5 minutos para descubrirme un mundo entero de emociones: hace casi dos años que soy postcrosser. Y reconozco que, en mi caso, es totalmente adictivo. Porque:

Compartir un pedacito de tu vida (justo lo que cabe en una postal de tamaño estándar) con gente del otro lado del mundo es una de las cosas más gratificantes que puedo hacer a lo largo del día. Con cada dirección tras la cual se esconde una persona distinta hay mil oportunidades de buscar conexiones a través de libros, música, experiencias vividas, países visitados... Y, a cambio, recibir otro pedacito de vida de una persona desconocida que ha decidido abrirte un hueco para que puedas asomarte a su mundo... no tiene precio. Así que me declaro una adicta ¡y feliz! de Postcrossing.

237 postales después de la charla de Sandra he podido asistir a mi primer meetup en Barcelona, y ha sido muy emocionante, tanto como para escribirle a 10 nuevos desconocidos que tenía ganas de saltar y volar de la ilusión. Y es que no hay nada en esta vida como compartir aficiones... y truquitos como dónde conseguir determinada postal o determinado sello.

Habíamos quedado a las 10 de la mañana en la cafetería del Palau de la Música Catalana para ponernos a escribir. Y qué gozada encontrarse una mesa cada vez más alargada (íbamos añadiendo mesas y sillas según llegaba más gente) con postcrossers equipados con rotuladores de colores, sellos y la preciosa postal del día.



¡No os imagináis lo agotador que puede resultar el simple hecho de firmar tanta postal dirigida a todos los rincones del planeta! Y qué emoción ir después todos a Correos para matasellar las postales con el matasellos turístico de Barcelona.



Después tuvimos la inmensa suerte de tener una visita guiada por el edificio de Correos que fue una auténtica pasada. Yo me despedí del grupo que continuaron con comida y una posterior visita al Palau de la Música. Me llevo los mejores recuerdos, las ganas de repetir y de montar un meetup pamplonica pronto. ¡Gracias a todos!



10 comentarios:

  1. Vaya pasada! Tiene todo una pinta estupenda. Yo me hice cuenta el mes pasado en Postcrossing pero aún no me animé a empezar. Me lo recomiendas? Y otra cosa, de dónde sacasteis ese sello tan rechulo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sello lila es de correos, lo han emitido no hace mucho. Y el matasellos... el turístico de Correos de Barcelona.

      Eliminar
    2. Y anímate a empezar a "postcrossear"... verás cuántas alegrías y sorpesas te proporciona!!

      Eliminar
    3. ¡Qué bien que te hayas animado, Ana! Yo creo que es una experiencia inigualable. En el post se me olvidó contarlo... pero cuando estuve 2 meses en Alemania, Postcrossing me salvó bastante de la morriña :) me sentí acompañada de todos los postcrossers a los que escribí desde Marburg! Pero a ver si en breve nos cuentas tú en tu blog cómo te va ;)

      Eliminar
  2. ¡Oleeee! ¡Gracias por compartir estos recuerdos y este entusiasmo, tocaya! ¡Encantada de haberte tenido de compañera de firmas! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer :) hay que repetir pronto que ya tengo mono de firmar :D

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Una crónica preciosa del encuentro de postcrossers en Barcelona.
    ¡Sería estupendo si se organiza otra en Pamplona!
    "delesdues" en Postcrossing

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues a ver si me pongo manos a la obra para vernos pronto en tierras pamplonicas! :)

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?