viernes, 29 de agosto de 2014

De evento en evento, y hablo porque me toca…

Internet hace que pasen cosas rarísimas. Por ejemplo, que alguien tan retraído como yo en el mundo real se recorra media España para ver y ayudar a gente que no ha visto en toda su vida, y que encima ¡se lo pase como nunca se lo había pasado!, porque comparte frikidades que jamás pensó compartir con nadie… Es la historia de alguien que despotricaba de Internet y de las redes sociales, pero que llegado al “punto de inflexión” decidió empezar un blog, pero con las dudas de si quería o no quería… buscó el nombre más enrevesado para el blog y el alias más impronunciable… Llevar un disfraz impronunciable me daba libertad para intentar expresar mi opinión sin que nadie mirase quién o por qué lo decía. Supongo que no contaba con engancharme pero tampoco con conocer a gente tan interesante.

Cuando todavía me ocultaba parcialmente bajo Ununcuadio, empecé a seguir Amazings, luego Naukas. Ya seguía a varios de sus colaboradores, y desde allí conocí a muchos más. Cada día (¡oh, aquellos días felices y desocupados del máster!) leía todas y cada una de las entradas y me perdía haciendo arqueología en su blog. Vivía a un tiro de piedra de Bilbao cuando me enteré de su evento en 2012, y tenía pensado acercarme, pero luego la vida me pudo (los demonios de Ununcuadio, I guess), pero estuve pendiente del streaming y luego me puse todas las charlas. Incluso vertí por aquí mis opiniones ácidas y críticas. En serio, yo creo que debo tener algunos genes de troll, que a veces no soy capaz de reprimir y se me escapan y me meto en cada fregao… Lo bueno es que acabo conociendo nuevos blogs y más personas interesantes. He cambiado bastante en dos años, ¡el mundo 2.0 curte, jajaja! Y una de las cosas fantásticas que me pasaron fue que Javier Peláez me preguntara si quería formar parte de Naukas tras enviarle a Supercrítico. Poder estar en la lista de correo de Naukas es tener la oportunidad de aprender de casi todo, y nos imagináis la rabia que me da no llegar a profundizar todo lo que me gustaría en los temas que van surgiendo…

Entonces, ¿por qué me perdí Bilbao 2013? Ya he dicho antes que Ununcuadio tiene muchos demonios… Tampoco me lo monté tan mal, ¿verdad? Pero en 2014 me tocaba ganar la partida, o al menos intentarlo. Devolver, agradecer lo que he recibido y disfrutado estos dos años, y ante el llamamiento de los jefes y de @puratura, he dado un paso adelante: esta vez no solo voy a Bilbao sino que doy una charla. Uf, mejor no lo pienso porque me pongo mala antes de tiempo… Como tengo una mente práctica, estoy poniendo mis medios para no morir en el intento.

Mi intención (y por si muero en circunstancias sospechosas) es hablar de fluidos comprimidos, en concreto de temas de actualidad que escuché en FLUCOMP 2014 y así rozar tangencialmente el tema de mi tesis. Aún no he sido capaz de asumir que no me voy a escapar de esta…, y que debo empezar a pensar seriamente cómo voy a contar todo esto.

En cualquier caso, si estás cerca de Bilbao, o si tienes unos días para escaparte desde el otro extremo del mundo, yo que tú no me perdería el evento, no por mi intervención sino porque como puedes ver el programa tiene una pinta estupenda: ciencia contada por los mejores divulgadores para todos los públicos. No te creas…, lo que más rabia me da es llegar el viernes por la tarde, y que no tendré la posibilidad de estar pendiente del streaming esa mañana :P La vida es dura… Y vosotros qué, ¿nos vemos en Bilbao? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?