viernes, 28 de marzo de 2014

A mi maestro, Luis Moreno

Vía
Luis siempre habla de Bernardo Herradón como su maestro, y yo estoy de acuerdo en que Bernardo es todo un referente de la divulgación química en España. Pero yo conocí antes a Luis Moreno, que a Bernardo; así que espero que me perdone que le aplique a él mismo esta palabra. Me enseñaron que es de bien nacido, ser agradecido...

Con la que se montó (y con razón) cuando Sergio L. Palacios cerró Física en la Ciencia Ficción Plus, yo quiero liarla a mi manera en la despedida de Luis. Así que reconozco que la XV Edición del Carnaval de Química resultó ser un punto de inflexión en mi trayectoria bloguera, y si no me lo hubiera tropezado de casualidad, ustedes (la mayoría de ustedes) no estarían leyendo estas líneas. En esa distopía, yo sería una bloguera anodina, con mucha curiosidad (eso sí) pero que usa un blog para desahogar lo que lleva dentro: que abarcaba (y sigue abarcando) desde la química, a la ciencia, los libros que leo,..., y ya está. Podría aparecer fugazmente en el buscador de Google, según qué temas tratase; pero ahí se habría quedado la historia.

En cambio, llegué a El Cuaderno de Calpurnia Tate el último día del Carnaval, participé de prisa y corriendo publicando uno de mis trabajos del máster, y me puse a investigar el Carnaval y los participantes (todos acabaron en mi blogroll). Empecé a leer las entradas del blog de Luis y me dejé contagiar por la ilusión que transmitían sus posts, por su estilo divulgativo, por esa mirada de químico tan especial que tiene. A base de intercambiar comentarios, me fui haciendo una idea de la calidad de persona que tiene, porque aunque él tenga sus opiniones y sus experiencias vitales, nunca trata de imponer su punto de vista, sino que tiene un respeto inmenso hacia todos. Bueno, salvo la honrosa excepción de los quimifóbicos, jeje. Pero estoy segura de que si un quimifóbico comentara en el blog de Luis con alguna afirmación carente de sentido, nunca se encontraría con una burla ni con un insulto, sino con una explicación razonada y respetuosa. Porque incluso cuando yo comentaba en sus posts más puristas (¡el NaCl no es una molécula! XD) diciendo que me parecía excesivo el rigor, Luis contra-argumentaba con cariño y respeto.

Durante estos casi dos años, me he ido nutriendo a base de su blog y de sus tuits: las personas a quién él seguía tenían muchos votos para que yo empezara a estar pendiente de sus cuentas (y por su buen criterio he conocido a @profedeciencia, @ikutram, y tantos y tantos que no cabrían por aquí). Impresionada de encontrar a un químico interesado por el teatro, por la historia,..., le confié el embrión de proyecto que era por aquel entonces el Carnaval de Humanidades, Luis sacó tiempo de dónde no lo había para participar en las dos primeras ediciones, y se encargó de organizar la III. Me gusta pensar que el Carnaval despegó en buena parte gracias a la emoción contagiosa de Luis Moreno, y yo casi me vuelvo loca para difundir las más de 50 entradas que se me iban acumulando por leer en esa prolífica edición...

He seguido de cerca (o al menos se ha intentado) todos los proyectos que ha emprendido, ya fueran nuevas secciones de su blog, programas de radio, Anales de la Química, porque a estas alturas yo ya tenía claro que pegada a su estela (huy, esto queda un poco cursi XD) se aprendía bien y rápido.

Por eso, y por todo lo que ahora quizá no se me ocurre, moles y moles de gracias como le gustan a él. Estoy convencida de que triunfará en aquello que se proponga, y que eso será bueno también para la sociedad, así que mucho ánimo, campeón. Y ya que quieres quedarte con lo mejor; quédate con que, en este breve tiempo, has impulsado a que una elementa explotara su radiactividad en favor de la divulgación de la química.

11 comentarios:

  1. Bonito post Dolores. Un cariñoso saludo también de mi parte Luis.

    Yo he ido cerrando muchas etapas en mi vida y sobre todo he vivido muchas experiencias con muchas personas que luego se pierden en mi memoria. Pero no importa.

    Hay momentos en los que, algún hecho fortuito, alguna necesidad real o la casualidad de cruzarme nuevamente con ellos/as, hace que los buenos momentos acudan a mi memoria y que restablezcamos nuevamente esa amistad.

    Resumiendo, si alguna vez se te ocurre que quieres contactar conmigo (para lo que necesites) no dudes en hacerlo. Por supuesto que cuando yo quiera contactar contigo, te buscaré y contactaré contigo.

    PDT. Como últimamente cierras blogs, no apareces por twitter... he aprovechado este bonito post de Dolores para mandarte este mensaje.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dolores por tan emotivo post. Luis se lo merece.
    Para mi es sido un placer colaborar con Luis, en los aspectos humano, científico y didáctico.
    Y seguirá haciendo muchas cosas; entre ellas una tesis en historia y filosofía de la química; y convertirse en el referente de la enseñanza de la química en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Bernardo, la verdad es que dais envidia: Luis por su director, y tú por tu doctorando. Ya nos mantendreis informados de que os traeis entre manos (solo para apoyaros, vaya)

      Eliminar
  3. Fantástico post Dolores! Creo que resumes perfectamente la labor, influencia y magnetismo que ha provocado Luis en estos años de Calpurnia, ehfdquimica, nanoscopio... Como dice Bernardo será un referente. Me atrevo a corregirle. Es un referente para muchos profes de instituto (y de Universidad), jóvenes y no tan jóvenes como bien ha mostrado Dolores en el post. Luis no es futuro de la Química en España. Es presente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y qué presente (con doble sentido xDDD)! La verdad es que en mi Licenciatura no encontré a nadie con la pasión de Luis, y fue un placer tropezarme con él.

      Eliminar
  4. mis dos químicos favoritos (espero que el resto de mis químicos favoritos en segundo orden de aproximación no se me enfaden) juntos en un emotivo post. Flerovia, Flerovia, a pesar de que los zombis tenemos los lagrimales inutilizados casi se me salta una lagrimilla con el gran Luis.

    ResponderEliminar
  5. Fantástico post Ununcuadio. Luis se lo merece, ¡se merece todo! En muchas cosas me siento 100 % identificada contigo. Luis Moreno Martínez será un grande, básicamente porque ya lo es. Poder desvirtualizarle este año ha sido para mí un #Momentazo2014, como él mismo diría. Enhorabuena a los dos, a Luis y Bernardo, por todo lo que hacéis por el bien de la Química, de la sociedad y de nuestro saber, pues siempre contribuís de la mejor manera posible.

    Un fuerte abrazo a los tres y enhorabuena,
    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que un gran poder conlleva una gran responsabilidad: nosotros que hemos "conocido" al divulgador Luis (pongo comillas porque en mi caso nunca lo he visto en persona xDD) tenemos el relevo y hay que estar a la altura ;)

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?