lunes, 31 de diciembre de 2012

Una escalofriante historia hecha ¿realidad?


¿¿¿¿¿????? (lo irás descubriendo a lo largo del post)
Sucedió que por aquellos días el volumen de trabajo había subido espectacularmente. No era solo que con los recortes hubiera menos personal y becarios, además de que empezaban a escasear los reactivos habituales y había que hacer una especie de rompecabezas para tratar de gastar la mínima cantidad posible y varios buscar nuevas maneras de hacer los análisis cotidianos. Justo había llegado la respuesta de varios artículos enviados a revistas, con correcciones por parte de los revisores, y había que repetir los estudios preferiblemente antes de Nochevieja, con su respectivo día festivo.

En el laboratorio del sótano quedaban dos investigadores en torno a las diez de la noche del día 24 de diciembre, La joven estaba haciendo tiempo para apagar el espectrómetro de masas. Sentada en una banqueta estaba escribiendo en su cuaderno de laboratorio, y miraba el reloj cada dos minutos. ¡Qué ganas tenía de cogerse ya la baja! Se sentía especialmente pesada y cansada. De repente, se empezó a encontrar mal..., un dolor agudo que no la dejaba pensar, y que la obligaba a doblarse... ¿Qué le estaba pasando? Lanzó un grito para llamar la atención del chico que trabajaba en la otra poyata:

- ¡¡¡¡¡José!!!!

José, de espaldas, se detuvo un momento. Había oído un alarido, pero que no venía de la música de sus cascos (ya no estaba escuchando a Michael Jackson). Se detuvo en mitad de la volumetría que estaba preparando para los alumnos que empezaban prácticas en enero, pero como no oyó nada más, siguió con el trabajo. Solo cuando hubo terminado, se giró para preguntarle a su compañera cuánto le quedaba a ella,  para ir cerrando el laboratorio. Lo que vio no puede escribirse: sintió que se le erizaban todos los pelos del cuerpo:

- ¿Qué? ¡Oh, no,no, no!- las piernas le temblaban, mientras se agachaba junto a María, mientras pensaba para sus adentros que debía haberse decantado por la medicina y no por bioquímica. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- ¿Alguien sabe si José ha salido ya?
- ¡Buf! Cuando me iba yo, todavía tenía mucho trabajo por delante.
-No me cambiaba por él... 
- Venga, ¡otra ronda! Invito yo. Levantad la mano los que queráis...

Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, José y María estaban viviendo los momentos más estresantes de toda su vida, sin que, por una vez, estuvieran relacionados con plazos de entrega ni demás líos de la carrera investigadora.

Juan miró la hora en su móvil, y vio que le había entrado un e-mail. Se quedó boquiabierto en el bar.

- ¡Eh, chicos! Escuchad, no sé si es una broma... Un correo cuyo remitente es un tal Ángel, que dice: A María se le han cumplido los días del alumbramiento, y ha dado a luz a su hijo primogénito, le envolvió en papel de filtro y le acostó en el cristalizador, porque no tenían cobertura en el sótano para llamar al hospital y no quedaba ni el conserje en el edificio.

Y se llenaron de temor.

- Es una broma de mal gusto, ¿eh?

- Pero, ¿y si es verdad?

- No, María todavía no estaba para dar a luz...

- Se iba a coger ya la baja, ¿no?

- Sí, bueno, pero aún no había salido de cuentas.

- ¡Seguro que ha sido José que se aburre y quiere gastarnos una broma!

-No sé yo... Parece demasiado raro como para que se lo haya inventado, ¿no?

- Precisamente porque es tan raro, ¡se lo tienen que haber inventado!

Al final se decían unos a otros: «Vayamos, pues, hasta el laboratorio y veamos lo que ha sucedido». Juan añadió: - Así, descubriremos qué ha pasado, porque la verdad es que pica bastante la curiosidad.

Y fueron a toda prisa, y no había luz en el edificio así que se preocuparon y bajaron por las escaleras. Empezó a sonar la alarma de incendios y se asustaron bastante, y ya iban a dar marcha atrás cuando encontraron a María y a José, y al niño en la fregadera.

Ya sé que le faltan las batas, ¡muy mal! Hay que cumplir las normas del laboratorio
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

José y María estaban todavía contándoles lo sucedido a sus amigos, cuando llegaron los bomberos. José les recibió con los brazos abiertos:

- ¡Por fin!

Recordad: si un compañero arde, no hay que dejarle correr porque avivaría la llama
El jefe de los bomberos le replicó cortante: -¿Y el fuego? Que sepan que les va a caer una multa por este acto.

- He sido yo... Es que mi mujer se puso de parto, y se fue la luz y no había línea telefónica... Pensé que los mayas se equivocaron y el fin del mundo sería el 24..., y solo se me ocurrió la alarma..., yo no sé traer niños al mundo y no sé si está sano, ¡con tanto ruido!

Los bomberos alucinaban y no daban crédito, hasta que vieron a María y al niño envuelto en papel de filtro.

- Vamos a llevaros en el camión, hasta el hospital más cercano.

- Gracias, gracias, ¡mil gracias!

Juan se acercó a José; los bomberos habían traído una camilla para María, y la estaban trasladando al piso de arriba.

- Oye... Siento darte una mala noticia, pero creo que debes saberlo.

- Juan, ¿ahora?

- José: se han resuelto las becas FPU, y no estás en la lista de admitidos... Es que por resolución del ministro Herodes han reducido una vez más el número de ayudas que se dan, y sabes que tu media está bien, pero hay gente con mejor... y te has quedado fuera.

- Me va a tocar emigrar. Pero con María y el niño todo es más complicado...

- ¿Emigrar? ¿A dónde?

- Un tal Ángel me mandó una convocatoria de la UNESCO para hacer la tesis en Egipto, ¡y chico!, ya sé que no es un país tranquilo y eso, pero ahora tengo tres bocas que mantener... Cuando acabe el doctorado..., ya miraré la forma de volver, por lo menos a Europa.

Juan se había puesto puesto pálido.

- ¿Juan? ¡¿Qué te pasa?!
- ¿Has dicho Ángel? ¿Quién es ese Ángel?
- No lo sé, chico.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- ¿Por qué firmaste como Ángel, y no como Gabriel?
- Estos chicos modernos no leen la Biblia, no iban a conocer mi nombre... Cada año se hace más difícil esto, ¿eh? ¡Mira que ocurrírsele a Dios montar su nacimiento en pleno 2012!

Disculpad la calidad de las fotos, soy un desastre. Las figuras de científicos son obra de Rusell Gawthorpe y @chayground
Georges Lemaître acude también


Notas:

(1) Este relato no tiene intención ofensiva ni tampoco catequética, espero no herir sensibilidades por uno u otro extremo.


Para que nunca os olvidéis de Rosalind Franklin


(2) Simplemente he querido hablar de jerga de laboratorio, denunciar la situación precaria de la ciencia en este país, y desearles desde este blog una muy feliz Navidad.


Darwin es fan de Jindetrés


(3)  Se han usado los Evangelios de San Lucas y San Mateo para imitar la manera de contar. (Y sí, lo reconozco, estoy para ingresar con esta ida de olla, jajaja)


Los científicos de antes y de ahora os desean feliz Navidad y 2013

Dawkins y Gould siguen discutiendo sobre sus tesis darwinistas

Lo que daría por escuchar esta conversación

19 comentarios:

  1. Jajajaja, esto es muuuuuuuuuuuuuuuuy friki, pero me mola ;)

    Feliz año nuevo, Uuq.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, pero si te he hecho reír, ya me ha compensado :)
      Feliz 2013 a ti también!

      Eliminar
  2. Jajajajajaja estas como una puñetera chota, y eso me encanta. Me has arrancado una risa. Menudo belen has montado jeje.
    Sigue asi elemento y feliz noxe compañera.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, cuánta imaginación y que pechá de trabajar te has pegado !!! Muchas felicidades para tí también desde Afán por Saber...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! :)

      La historia la fui "rumiando" en mis ratos libres (es horrible tener ideas y no poder frenarlas xD) pero el acabado 'perfecto' salió al escribirla enterita (el mail al principio lo mandaba José, pero entonces ¿por qué no escribió al hospital?, y de repente se me ocurrió Ángel).

      Esta mañana imprimí, y a cortar y pegar pero ha sido rapidito (que me conozco y no soy nada manitas, me lo puse fácil).

      Feliz 2013 a ti también!!!

      Eliminar
  4. Tremenda! Feliz año 2013, a ver si nos da la oportunidad de conocernos ;)

    ResponderEliminar
  5. Te has pasado tres pueblos.

    Alucinante

    FELIZ 2013

    Por cierto el e-mail que me enviastes una hora antes iba por esto ¿no? Pues que sepas que me ha encantado.

    Ah! una cosa más, creo que deberías de covencer a Luis para que lo meta en el Carnaval de Humanidades (mezcla realidad científica con una de las historias más populares de nuestra tradición)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No el mail iba a parte xD
      Me alegro de que te guste!!! Yo me he reído mucho... :)

      Eliminar
  6. Aunque ya es muy tarde respecto a la Navidad, está divertidísimo el texto. Objetivo logrado. Saludos. :D

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, buenísima de la Georges Lamaître, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste :) aunque llegue tarde, jaja. Y a Lemaître le tengo cariño ;D

      Eliminar
  8. Qué rabia me da haber perdido la oportunidad de comentar esto en su momento... remirando tu blog me he acordado de que en su día no pude pasarme a comentarte. Mil gracias por el homenaje, qué ilusión cuando vi al miniDarwin con el cartel...

    Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es merecido el homenaje, lo sabes bien. Y gracias por comentar :)
      un abrazo papa Litos!

      Eliminar
  9. jajaja que buena me rei mucho, me encanto haberme encontrado con esto. lastima comentar 4 años despues

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro que te guste! Ya ves.. en cuatro años no he vuelto a escribir nada con lo que me riera tanto xDD y eso que me he planteado cómo superarlo, a ver si para estas Navidades lo consigo ;) gracias por comentar!

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?