sábado, 9 de noviembre de 2013

Clausula póstuma

Amigos: os pido perdón
por cuanto más creísteis
en mi amistad, que nunca
tuvo más realidad que la
dudosa utopía, y se volvió
tan carnal y posesiva
como la vida misma.
Quise querer, quise entender,
y solo robé y construí
imágenes vuestras
en mi interior, que se
rompieron en mil pedazos
cuando fuisteis tal como sois.
Perdonadme,
si buscasteis, y os equivocasteis
conmigo. Ahora ya sabéis
que soy así.

6 comentarios:

  1. Solo somos simulaciones en la mente de otros :_)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matrix! Me encantó esa peli (solo la primera de las tres)
      No sé exactamente qué somos... Las simulaciones siempre son incompletas: todas las vueltas que recorre mi pensamiento no caben en la mente de otra persona (como no sea SOBRE-humana, pero ese no es el tema). Y por eso, a veces me equivoco cuando pienso acerca de cómo son los demás. Un poco lo que me inspiró este poema.

      Eliminar
  2. Somos,y tú,eres;opinas asi...PERO...esa es otra Historia y,formas parte de ella.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.
      Como explico más arriba, fue la experiencia (en dos ocasiones) de que mis amigos hacían lo contrario de lo que yo pensaba que harían, me hizo ser consciente de que la realidad supera con mucho la ficción, y especialmente "mi ficción"

      Eliminar
  3. ¡Oooh! Qué bonita la alusión a Salinas. Es que tienes un arte imaginando... Siempre se te quiere, n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Salinas? No tengo tu cultura literaria..., dame más pistas :P

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?