martes, 10 de abril de 2018

Sobre Poemía

Lo primero y más importante: ¿no os parece brillante llamarlo Poemía?, mi mente aún retumba de gozo con esta expresión que inmediatamente me remite a Poesuya solo que siendo honestos es más poemía que poesuya. Vale, ya paro.


Como comentaba hace unos años, iba detrás de un artículo de Fernando Ortiz. ¡Al fin encontré el título del artículo en una antología de José Luis Tejada! Se trataba de "Quién supiera escribir. Poemía, de José Luis Tejada", por Fernando Ortiz, en El País (Madrid), jueves 2 de octubre de 1986. Suplemento "Libros", pág. 9. Y una vez título en mano, me pegué con Internet para intentar localizarlo. Imposible.

Hasta este verano que pude pasarme por la Biblioteca Nacional, un lugar increíble que es visita obligada para quien no lo haya hecho (e incluso para los que sí). Después de que me hicieran el carnet y me etiquetaran debidamente, me dirigí a la hemeroteca. Me atendieron amablemente. No disponían de copia escaneada pero sí de unos microfilmes, y contra toda esperanza tratándose de un suplemento, ¡conseguimos localizar el artículo!

Vía

Después de tanta peripecia que no cambio por nada, porque ha sido una búsqueda de lo más interesante, os dejo aquí algún fragmento: 

Quisiera apuntar aquí que esa frivolidad tan andaluza tiene su origen en un profundo sentido de lo sagrado, consustancial a la cultura andaluza, lo mismo que lo es a la japonesa y a otras culturas milenarias. Pues en la copla al igual que el hai-kú-, y en las de Tejada con frecuencia, porque son magistrales hay conciencia hondamente sentida de la fragilidad y de la precariedad de la existencia, como corresponde a una voz que ha sabido hacerse eco del hondo y antiguo sentir de su pueblo. 
O como aparece en Desde un fracaso escribo (la antología que mencionaba antes):


(...) el flamenco de José Luis Tejada “es un canto casi religioso, el llanto ritual de todo un pueblo que sufre la travesía de un desierto eterno (2000: p. 57). [Desde un fracaso escribo.]
También hace años, recogí alguna de sus coplas, por si interesa compararlas con los haikus.

Y después del artículo, solo me quedaba localizar el libro Poemía, cosa que consiguieron hábilmente los reyes de Tarsis. Y así os puedo decir:

Si recordar vale, el olvido
-agua lustral-no vale menos.

***

por un ayer que se me desolvida

***

(...) por los hilos
del desrecuerdo, deja los asilos
de antes de ayer y acúdeme al presente.

***

No nos creamos que sabemos.
Mejor, sepamos lo que creemos.

***

(...) Dolor, amigo:
yo sé que eternamente vas conmigo
hablándome de Dios a tu manera.

***

Yo si necesito

saciar mi sed desaforada, enorme,
de eternidad, mi hambre desmedida
de infinito elevado al infinito.

***

¿Qué más que fuga somos?

lunes, 9 de abril de 2018

¿Será un Decálogo?

Quizá a los poetas les pase como a Jaime Gil de Biedma... Pero mientras tanto, yo voy recopilando consejos para aprender a escribir poesía. De momento van dos, ¿llegará a ser un Decálogo?

1. La poesía tiene mucho más de lectura que de escritura, depende mucho de a quién escojas para leer, pero también de por quién te dejes recomendar en tus lecturas. (La poesía de Fernando Ortiz)

2. Traducir poemas de lenguas extranjeras:  cosa que aún considero la mejor manera, para un poeta joven, de entender el espíritu de la propia lengua de un modo profundo y productivo (Stefan Zweig en El mundo de ayer)

Haced caso a los maestros, oh poetas.

lunes, 12 de marzo de 2018

Postcrossing, más que una afición


Solo hizo falta una charla de 5 minutos para descubrirme un mundo entero de emociones: hace casi dos años que soy postcrosser. Y reconozco que, en mi caso, es totalmente adictivo. Porque:

Compartir un pedacito de tu vida (justo lo que cabe en una postal de tamaño estándar) con gente del otro lado del mundo es una de las cosas más gratificantes que puedo hacer a lo largo del día. Con cada dirección tras la cual se esconde una persona distinta hay mil oportunidades de buscar conexiones a través de libros, música, experiencias vividas, países visitados... Y, a cambio, recibir otro pedacito de vida de una persona desconocida que ha decidido abrirte un hueco para que puedas asomarte a su mundo... no tiene precio. Así que me declaro una adicta ¡y feliz! de Postcrossing.

237 postales después de la charla de Sandra he podido asistir a mi primer meetup en Barcelona, y ha sido muy emocionante, tanto como para escribirle a 10 nuevos desconocidos que tenía ganas de saltar y volar de la ilusión. Y es que no hay nada en esta vida como compartir aficiones... y truquitos como dónde conseguir determinada postal o determinado sello.

Habíamos quedado a las 10 de la mañana en la cafetería del Palau de la Música Catalana para ponernos a escribir. Y qué gozada encontrarse una mesa cada vez más alargada (íbamos añadiendo mesas y sillas según llegaba más gente) con postcrossers equipados con rotuladores de colores, sellos y la preciosa postal del día.



¡No os imagináis lo agotador que puede resultar el simple hecho de firmar tanta postal dirigida a todos los rincones del planeta! Y qué emoción ir después todos a Correos para matasellar las postales con el matasellos turístico de Barcelona.



Después tuvimos la inmensa suerte de tener una visita guiada por el edificio de Correos que fue una auténtica pasada. Yo me despedí del grupo que continuaron con comida y una posterior visita al Palau de la Música. Me llevo los mejores recuerdos, las ganas de repetir y de montar un meetup pamplonica pronto. ¡Gracias a todos!



lunes, 26 de febrero de 2018

#unacitadiaria

Tengo en mi Drive acumulados en una carpeta llamada "apuntes_libros" un montón de documentos con las citas de libros que me han ido marcando a lo largo de los años. En principio están allí para reseñar esos libros, pero la vida es compleja y pocas veces lo hago. A veces me da por pensar qué será de todo ese material cuando yo me convierta en polvo... El caso es que desde hace unos días he empezado a compartirlas en Twitter bajo el hashtag #unacitadiaria. Me entretiene, me inspira, le da utilidad a todo lo que tengo ahí guardado, y hasta que me canse de esta iniciativa, ahí iré colgando todas esas citas imprescindibles para mí.

domingo, 25 de febrero de 2018

Domingo de Gloria Fuertes

(Las citas que me han enamorado de esta poeta, que no poetisa. Quien lea, entienda).



A veces miento por no hacer daño, o por contar una verdad, porque hay muchas verdades que sólo se pueden contar mintiendo, porque son demasiado grandes.
***
De pequeña me imaginaba que los poetas eran siempre bichos raros, pero ya de mayor he visto que son- somos- como las personas corrientes, sólo que un poco más tristes.
***
Para conseguir conmover y sorprender al lector hace falta pillarle por sorpresa.
***
La poesía es como el hipo. Me da, no sé cuándo ni por qué, y tampoco sé pararla.

(Y falta algún poema. Pero eso es otra historia...)

sábado, 24 de febrero de 2018

En defensa del taco (Gloria Fuertes)

Nada más que decir, señoría.
Vía



En defensa del taco


El taco.

Nada de pobreza de lenguaje,

es todo lo contrario,

riqueza y libertad de nuestro idioma.

¡Coño con los señores académicos que no sueltan uno!

(así les va en la vida).

El taco evita bofetadas,

bronquitis y altercados,

es ético, gracioso y sano,

“canto por no llorar”.

Yo taqueo por no matar.

sábado, 17 de febrero de 2018

Juego Mujeres 11F

He tenido la inmensa suerte de impartir una charla de mujeres científicas a alumnos de 1º y 2º de la ESO en el instituto Manuel Vázquez Montalbán de Sant Adrià de Besòs (Barcelona). Ha sido una experiencia muy interesante. 

Planteamos la actividad de la siguiente manera. Primero les hablaba de cuatro mujeres científicas (Hipatia de Alejandría, Dorothy Crowfoot Hodgkin, Hedy Lamarr y Josefina Castellví), contando brevemente sus vidas. Y después jugábamos a un juego preparado con el contenido del que habíamos ido hablando.

Cada grupo de alumnos era un mundo, sobre todo para mí que no estoy acostumbrada a dar clase y menos a alumnos de Secundaria. Pero era muy gratificante ver su atención, cómo se escandalizaban con la muerte horrible de Hipatia, cómo se enamoraban de lo guapa que es Hedy Lamarr y lo feo y nazi que fue su primer marido. Fue muy ilusionante cuando les hablé de la enfermedad que padeció Dorothy Crowfoot que ellos mismos detectaran que tenía las manos hinchadas y deformes debido a ella. Y muy divertido que la pared de una foto de Antoni Ballester les recordara a la de su instituto. Espero haber contagiado a alguno mis ganas de ir a la luna a pasear por el cráter de Hipatia, o quizá más fácil: ir a la Antártida a intentar descubrir dónde dejó Josefina Castellví su mensaje en una botella.



En general, el juego fue un éxito, caótico pero divertido. Consta de cuatro tipos de preguntas: trivial, completar, indicios e hinchar el globo. Esta última les volvía absolutamente locos: con un hinchador y globos de agua, todos querían ser los voluntarios en estallar globos mientras sus compañeros adivinaban las respuestas. Me alegra saber que les quedó claro que Hipatia vivió en el siglo IV (lo de antes o después de Cristo bailaba según el curso xD), que Dorothy Crowfoot ganó un Premio Nobel y que un piano tiene 88 teclas como los canales de la tecnología de espectro ensanchado de Hedy Lamarr.

En el trivial me adivinaron todas las respuestas (lo que me llena de orgullo y satisfacción). Tengo dos versiones del trivial, la que usamos tenía cuatro opciones a elegir; la "difícil" no tiene opciones. En completar, Raquel Vallejo les había preparado una hoja con todas las palabras, de manera que tenían que ir eligiendo entre ellas para rellenar las citas.

A continuación, os enlazo los documentos que he usado para preparar esta actividad:


Solo he probado el juego en 1º y 2º de la ESO, si lo probáis en otros cursos, estaré encantada de conocer vuestras experiencias.

Por último, quería agradecer a Raquel Vallejo la invitación para hablar en su instituto, a Loli Pérez de coeducación, al resto de profes que me ayudaron a mantener la clase calmada durante la presentación, y a todos los estudiantes que me enseñaron cosas nuevas. ¡Moles de gracias!