miércoles, 10 de octubre de 2012

Después del TFM...

¡Han empezado mis vacaciones! Porque el Ministerio no resuelve aún las becas de 2012, así que no sé hacia dónde orientarme, y he decidido tomarme un descanso (que ha sido un curso sin más vacaciones que los festivos). Me levanto sin hora cuando me despierto, aunque suele ser temprano (también me acuesto temprano), me quedo en la cama hasta que mis hermanas se han ido ya al cole y a estudiar. Estoy por una temporada (espero que breve) de vuelta en casa de mi madre (tras independizarme a los 18, salvo en lo económico, jeje). Por las mañanas soy poco sociable, y eso que he logrado a base de bromas que ya apenas se vea DisneyChannel, pero tengo poca capacidad de comprensión hacia el cerebro adolescente.

Desayuno con calma, y organizo la casa. Me conecto a Internet a "culturizarme" con mi mi lista de "ALGO DE LO QUE LEO", y responder a e-mails. Y luego me voy a clase de conducir. Llego con tiempo para ocupar mi sitio (cerca de la Autoescuela) y leer mi libro (antes a Dante, ahora de filosofía). Me encanta que tarde en llegar el coche, porque son minutos "robados" que me gustan mucho. Me paso casi toda la mañana en el coche, aprendiendo recorridos de examen, a no soltar de golpe el embrague, y mucho más. A veces, tengo la mañana más libre, y si hace bueno, me animo a acercarme al solecito a leer.

He engordado saludablemente, pero tengo debilidad por los pantalones de bolsillos, y no quería descartar los que me han acompañado todo este curso de máster (aunque les tuve que arreglar la cremallera y todo). El domingo pasado fui a misa, y en el momento de entrar en la parroquia y hacer la genuflexión, oí un pequeño ruidito. Al sentarme descubrí que había reventado el pantalón a una altura un poco indecorosa..., pero ya no tenía otra que estar así, y además de pie no se me notaba (y luego me dijo mi madre que al caminar tampoco). Aquí os dejo una foto del desaguisado, que no tiene desperdicio.

Para bacilar a mi abuela (que estaba un poco escandalizada), le dije que los usaría con el pantalón del pijama debajo, para que se vieran cuadraditos... La pena no sacar una foto de su expresión, jeje.

Estoy aprendiendo mucha química y matemáticas para los Carnavales, este mes alojo el Carnaval de Biología, y sigo con el Carnaval de Humanidades


1 comentario:

  1. ¡Qué mala eres! Cada vez te sueltas más en Internet... Ten cuidado no te arrepientas luego, jejeje

    ResponderEliminar

¿Cómo terminar una historia?