sábado, 23 de marzo de 2013

Una propuesta para la tercera cultura de C.P. Snow


Los Carnavales de ciencia llegaron al mundo hispano de la mano del blog Gravedad Cero y su homónimo italiano, a imitación del Carnival of Mathematics de habla inglesa: “Biology bloggers have Tangled Bank. Medical bloggers have Grand Rounds. Neuroscience bloggers have Encephalon. And now math bloggers have the Carnival of Mathematics. If you have anything to blog about that’s related to math, it belongs here.”[1]

El Carnaval de Física tiene como objetivo ser “lo más divulgativo y didáctico posible sobre un tema que tenga alguna relación con el mundo de la física” ydivulgar la física en todas sus facetas y también de aumentar la visibilidad de los blogs que participen en el evento. Finalmente, nos encantaría que esta propuesta sea algo periódico y que regularmente podamos celebrar el Carnaval de la Física en otros blogs dispuestos a acoger este tipo de evento. Así que esperamos ya poder anunciar pronto la celebración de la segunda edición!”[2] 

Este Carnaval acaba de cumplir tres años, y desde entonces han aparecido los Carnavales de Matemáticas, Química (acaba de cumplir dos años), Biología, Tecnología, Nutrición, Geología y Humanidades. Todos con similar planteamiento, normas, y dinámica, buscando hacer comprensible a un público no especializado los temas de actualidad de cada una de las disciplinas. Se exige rigor en la exposición (se pueden rechazar entradas que no reúnan las especificaciones del Carnaval) y se ruega que se emplee un lenguaje accesible a los profanos.

Internet hoy en día es una herramienta habitual en el aprendizaje y profundización del conocimiento. Si acabamos con las suspicacias de tópicos como “demasiada información”, “no hay rigor”, y “los jóvenes no la usan aun teniéndola a su disposición”, podría ser un medio válido para acceder a la cultura. Quizá sea el campo en el que más podemos hacer, a no ser que tengamos a futuros ministros de educación y cultura entre nosotros. Tener un blog es gratuito, escribir sobre nuestra especialidad con rigor y humor no es tan poco común o “friki” como pudiera parecer, y ya que la red salva cualquier distancia, ¿por qué no la diferencia entre las “dos culturas” de C. P. Snow? [3]

“Blogueando” con otros científicos, lo que más echo de menos de menos fue una plataforma de divulgación de “las humanidades”. Los filósofos probablemente sepan más acerca de historia y filosofía de la ciencia que los propios científicos. Sin embargo, y aunque no sea así siempre, hay una especie de prejuicio psicológico entre los “grandes humanistas” ante las nuevas generaciones ultra-especializadas y las nuevas tecnologías que no cumplen con la profundidad de los viejos manuscritos. Encuentro mayor movimiento en la “cultura científica” porque no dudan en formar clubes y realizar actividades de acercamiento al público, debate y discusión, o en colaborar en la blogosfera en lo que consideran una “misión” de acercar la ciencia a lo cotidiano. [4]

La separación entre Ciencias y Letras en la educación es un factor cultural que proviene de la Ilustración, y que limita a los alumnos de una y otra rama o cultura. Los estudiantes de Letras carecen de una formación matemática que podría ser la base de la adquisición de conocimientos lógicos aplicables al lenguaje (en lenguas clásicas y actuales) así como de conceptos claves como el infinito. Por otra parte, los alumnos de Ciencias estarían privados de una concepción histórica del mundo, y por tanto, cultural y social. [5]

Hoy en día, la vida tal como la conocemos, no sería posible sin los progresos científicos que han aumentado la esperanza y la calidad de vida de la mayoría de la población humana. Concuerdo con Snow, cuando afirma que la separación entre ciencias y letras, afecta negativamente a las dos culturas, y “los científicos en una cultura dividida proporcionan un conocimiento de determinadas potencialidades que es de ellos solos.”, de manera que “Cabe la posibilidad de que los científicos den un mal consejo y los que toman las decisiones no pueden saber si es malo o bueno.” [6]

Hay científicos que reconocen la necesidad de la interrelación, por ejemplo entre filosofía y física, para conceptos como causalidad, indeterminación y un largo, etc. “Física teórica y filosofía están condenadas a entenderse. Una visión global del universo es imposible sin la segunda y esta visión global puede ayudar al avance de la primera. La física teórica sólo aparentemente puede prescindir de la filosofía, de hecho, recurre a ella sin darse cuenta, tan relacionadas están. En un mundo que tiende a la multidisciplinariedad, la física filosófica o la filosofía física va adquiriendo razón de ser.” [7]

No pienso que se pretenda que los filósofos sean científicos ni viceversa, porque con la especialización y difusión de cada disciplina es imposible saber de todo. Pero, así como (y perdonad que aborde el tema desde mi perspectiva científica), un biólogo está en cierta medida familiarizado con el método de trabajo de un químico, y este con el de un matemático y con el de un físico; el filósofo moderno comprenda el método científico, sus bondades y limitaciones no solo en su vertiente teórica sino también orientado a la práctica.

Mi conclusión, al margen de Snow, fue la de la necesidad de aprender filosofía, literatura y todo lo que pudiera además de ciencia. Para ello, quiero contar con los “especialistas”, así que a la manera del resto de Carnavales ya existentes, empecé con el Carnaval de Humanidades. Se me presentaba la dificultad de que es difícil sintetizar una teoría filosófica a nivel de Internet, pero puesto que conocía algún blog de humanidades interesante y ameno no me pareció tan descabellado. Paradójicamente, o no tanto, el Carnaval de Humanidades ha tenido una acogida fantástica entre los divulgadores científicos, he podido leer en algún participante que el Carnaval de Humanidades es uno de los carnavales científicos de la blogosfera. Es animante pero también me parece que ilustra que los que participamos somos todos de la cultura científica, y por tanto, que esta iniciativa ha nacido fracasada. Quizá no es la manera de conseguirlo y haya que proponer otras opciones mejores de divulgación y de multidisciplinariedad: he tomado el modelo de ciencias y lo he intentado aplicar a las humanidades, puedo estar confundida en la misma raíz.

Snow descarta que se pueda volver a dar el ideal renacentista, y sin embargo, cada día tropiezo con científicos cinéfilos, lectores y músicos, a veces dibujantes y generalmente buenos escritores. Se puede aprovechar la apertura a la falsación, para divulgar conocimiento humanista entre los científicos, por medio de un Carnaval de Humanidades o de cualquier otra iniciativa: ¡queda abierto el debate y las propuestas! Por favor, opina y participa. 

Adaptado de lo que había preparado para Kalon, ahora participa en la IV Edición del Carnaval de Humanidades  alojado por Kurt Friedrich Gödel en su blog Literatura es aprehender la realidad



[3] Cfr. “Las dos culturas y un segundo enfoque”, C. P. Snow, Alianza Editorial
[5] Cfr. “Ni de Letras ni de Ciencias, una educación humana”, Rafael Gómez Pérez, Ediciones Rialp
[6] “Las dos culturas y un segundo enfoque”, C. P. Snow, Alianza Editorial
[7] “Para qué una filosofía de la física”, César Tomé López, Journal of Feelsynapsis 6, Septiembre 2012, p. 50 

2 comentarios:

  1. De hecho, he visto al Carnaval de Humanidades como «el pequeño paso para encontrar la verdad, pero un gran salto para la humanidad», jamás como un fracaso.

    ¡Vamos adelante! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, así da gusto, jefe anfitrión :D llegaremos más allá de la Luna, un abrazo

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?