jueves, 7 de junio de 2012

Miradas...


Hay que aprender,
la vida enseña a mirar la vida
solo al que está atento
y preparado
(yo he aprendido tarde).

En la calle se encuentran
las respuestas a tus interrogantes,
lo creas o no, el paisaje de ventanilla
es paseo, una carrera, una conversación
con el aire de la mañana.

Empezamos el día desayunando
un rayo de sol o una gotita de lluvia
(no hay que ayunar en caso de
granizo o de nieve).
También nosotros hacemos
la fotosíntesis, lo descubrí
hace tiempo...

Pero salta ya a la calle:
aprende la velocidad, las pausas
y los silencios del tráfico humano.

La pobreza de los árboles en otoño
que se despojan de lo superfluo
para fertilizar el suelo,
una noche de luna gratis
¡con cráteres incluidos!

Y el sueño que no llega
para despertarte de una pesadilla
o quizá por el ladrido de medianoche:
los lobos cantan a la hechicera
y los poetas les escuchan.

La luz que te deslumbra,
el tinte de la cerveza, olor
a tabaco y a infusiones,
personas caminando a tu lado,
que no conoces ni conocerás.

¿No te asombra que sus
vidas tengan tan poco que ver
con la tuya, con la mía?

Aunque a veces nos entrecruzamos
y eso es aún más estremecedor,
¿qué pasa si no hubiéramos hablado?
¿Qué pasa si fuera otro y no aquel?

¿Y si nunca nos hubiéramos
conocido? ¿Habríamos existido
aún así? ¿O seguiríamos soñando
en un mañana de encuentro?

Sí, todo es tan cercano
como una mirada, pero
hay que saberlo y quererlo
y hacerlo. ¿Quieres?

1 comentario:

  1. Aunque sea superfluo y circunstancial, me alegro que aprendieras que nosotros también hacemos la fotosíntesis... Estoy orgullosa de ti.

    ResponderEliminar

¿Cómo terminar una historia?