jueves, 14 de junio de 2012

Oráculos de la Ciencia (Mariano Artigas y Karl Giberson)

http://image.casadellibro.com/libros/0/oraculos-de-la-ciencia-cientificos-famosos-contra-dios-y-la-reli-gion-9788499201214.jpg
Me ha sabido a poco... Ha sido interesante leer las opiniones de científicos de la talla de Dawkins, Hawkings, Stephen J. Gould, Sagan, E. O. Wilson y Weinberg. Realmente unos genios de la biología, de la física, de la ciencia en general, que han contribuido no solo a impulsarla con su trabajo de investigación, sino a difundirla con sus obras divulgativas. Resulta conmovedor conocer la vida de "nuestros ídolos científicos", desde su historia familiar y de la infancia, a la de las enfermedades que marcaron su camino y cómo lucharon y ofrecieron resistencia. Y me he quedado con la sensación de que Hawkings no es tan ateo como los medios de comunicación nos lo presentan en el Telediario (y algo parecido con todos los demás, pero como no les conocía "tanto", solo pongo este ejemplo).

¿Por qué me ha sabido a poco? No sé... Me esperaba que resolvieran mis dudas existenciales: ¿qué relación hay entre ciencia y religión? ¿Se puede ser profundamente religioso y profundamente científico? Y me he quedado con ganas de respuestas y con más preguntas (si cabe). Claro que es un libro que me ha aportado, que señala los peligros de intentar sintetizar y, en este caso, sincretizar en exceso... Pero, ¿qué hay de la visión unificada de Ciencias y Letras que proponía un científico de la talla de José María Albareda?

Los autores del libro se dedican a señalar imparcialmente en qué momento estos 6 Oráculos de la Ciencia abandonan el rigor de sus investigaciones científicas para hacer afirmaciones contundentes sobre el sentido de la vida o el origen del universo, cuestiones que escapan al dominio de la ciencia, aunque muchos de los científicos no lo consideran así. Pero, aunque en sus respectivos campos de investigación hayan sido portentosos, no emplean la misma minuciosidad para dar sus opiniones, sino que intentan sentar cátedra, basándose en sus opiniones personales, y en su historia personal.

Quizá me ha gustado mucho el prólogo, en el que citando a Snow, hablan del científico inculto en materias de Humanidades, y del humanista científicamente retrógrado, como dos campos que se han ido distanciando históricamente. Por tanto, Snow "profetiza" una tercera generación de humanistas entendidos en ciencia. El libro Oráculos de la ciencia habla más bien de científicos que publican libros de ciencia de divulgación general, pero que se han olvidado de que no han estudiado metafísica, ni filosofía ni tantas otras de las llamadas ciencias sociales. Esto encaja, en parte, con mis inquietudes personales acerca de hacer un periodismo científico y acerca de la humanización de las ciencias experimentales, y de unificar o al menos interaccionar con las otras disciplinas del saber humano.

El ser científica me aporta que valoro la materia de la que está compuesto el mundo en el que vivimos. Hay cuestiones que trata Wilson en las que estoy completamente de acuerdo. Soy platónica en cuanto a los ideales, probablemente, pero muy aristótelica: el hombre sin una base física no es hombre. Otros temas como si el universo tuvo un origen material en el tiempo y en el espacio me interesan también profundamente. Y me temo que me he quedado con las ganas. Se me viene a la cabeza el verso de Tejada: "Los besos dan más sed, lo he comprobado".

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo, felicidades :-)
    En mi blog tienes una bibliografía (abajo, hacia el final), donde puedes beber para tratar de consolar esa "sed que los besos te han dejado" :-) Aunque supongo que muchas de esas obras ya las conoces.

    Un abrazo.

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues la mayoría no los he leído (me temo que parezco más culta de lo que soy :P), gracias por las recomendaciones :)

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?