viernes, 7 de septiembre de 2012

"El alemán"

(Vía)
Mi tatarabuela tuvo "demencia senil", mi bisabuela fue diagnosticada de Alzheimer y murió hace unos años en su casa, atendida por una enfermera y la familia. Ya vamos por la tercera generación familiar, y cada vez me toca más de cerca, así que me puse a estudiar, para entender mejor a las personas que la padecen.

La enfermedad Alzheimer  es la forma más común de demencia. Consiste  en un desorden neurológico del cerebro, y se denomina Alzheimer por el primer investigador que describió esta enfermedad, el alemán Alois Alzheimer. El grupo de las enfermedades que entran dentro de la clasificación de demencias se caracterizan por los desórdenes que perjudican el funcionamiento mental. Demencia, literalmente quiere decir pérdida de la capacidad de pensar. Hasta el momento, el Alzheimer es una enfermedad progresiva e irreversible. Los cambios anormales en el cerebro empeoran con el tiempo, interfiriendo a veces con muchos aspectos de la función cerebral. La pérdida de memoria es uno de los primeros síntomas, junto con el declive gradual de otros capacidades intelectuales y de pensamiento, llamadas funciones cognitivas, además de cambios en la personalidad o el comportamiento.

Al principio de la enfermedad, el propio paciente es consciente de que algo le pasa: se le olvidan las cosas, confunde nombres de objetos cotidianos, exige atención y se avergüenza de quedar en ridículo, se desorienta y se pierde en sus recorridos habituales, inventa historias para llenar los huecos (cada vez más abundantes de su memoria), ...

Los doctores usan una amplia variedad de herramientas para evaluar la memoria, resolución de problemas, la coordinación visual-motora y el pensamiento abstracto, como por ejemplo realizar cálculos mentalmente. El objetivo es caracterizar mejor los tipos  de síntomas cognitivos presentes, que pueden ser claves para deducir la causa que los provoca. El test más usado se llama “examen de estado mini-mental” o MMSE. Durante este test, el médico o los profesionales de la salud preguntarán una serie de cuestiones que evalúan las habilidades mentales comunes. Se le puede pedir la fecha del día, que cuente hacia atrás o que copie una figura dibujada.


video

Con este vídeo quería mostrar el sufrimiento de los pacientes y de las personas que se encargarán de cuidarles en las distintas fases de la enfermedad. El paciente requiere cada vez más ayuda para el día a día, que supone un fuerte esfuerzo económico y emocional si la familia es quien se hace cargo.

El medico aconsejará medicinas apropiadas, dependiendo de los síntomas, de un grupo conocido como “medicamentos antiagitación”: antidepresivos, fármacos para la ansiedad, antipsicóticos, sedantes y medicación para dormir.

Para tratar el déficit cognitivo hay cinco fármacos aprobados por la FDA, que son inhibidores de la colinesterasa. Actúan retrasando la descomposición de acetilcolina, que es una molécula que, en el cerebro, facilita la comunicación entre las neuronas y es importante para la memoria. La enfermedad de Alzheimer se ha relacionado con niveles inadecuados de este neurotransmisor. En general, estos fármacos actúan más bien en las primeras etapas de la enfermedad.
Se distingue entre la enfermedad de Alzheimer familiar que sucede en una misma familia, y la enfermedad de Alzheimer esporádica, donde no se observa un patrón de herencia genética. El primer caso es apenas el 5% de los casos de Alzheimer, mientras que es mucho más común el Alzheimer esporádico.
Enfermedad Familiar

El 50% de los casos se sabe que son causados por defectos en tres genes localizados en tres cromosomas diferentes. Algunas familias tienen mutaciones en un gen llamado proteína de precursor amiloide (APP), que causa la producción de una forma anormal de amiloide. Otras familias tienen mutaciones en un gen llamado Presenilin 1, que causa produciendo una proteína presenilina 1 anormal. También otros tienen mutaciones en un gen muy similar llamado presenilina 2, que produce una forma anormal de presenilina 2. Incluso si una de estas mutaciones está presente en solo una de las dos copias del gen heredado de los padres, la persona desarrollará inevitablemente la forma de comienzo temprano de Alzheimer (esto se conoce como herencia autosómica dominante). Sin embargo, el número total de estos casos es pequeño (entre 100 y 200 en todo el mundo), y no hay aún evidencia de que alguna de las mutaciones jueguen un papel mayoritario en la más común, esporádica y no familiar del Alzheimer desarrollado tardíamente. Los científicos trabajan para revelar la función normal de APP y las presenilinas y para determinar cómo las mutaciones de estos genes causan este tipo de Alzheimer.

Enfermedad esporádica
Amiloide (Vía)

A pesar de que no hay evidencia de que la herencia autosómica dominante de los genes mutados cause el Alzheimer tardío, la genética parece tener un papel en el desarrollo de la forma más común de esta enfermedad. Hay un mayor riesgo de padecer esta enfermedad en personas que heredan una de las dos copias de una variación particular del gen llamado apolipoproteína E (APOE), la variación conocida como APOE e4. Diferentes variaciones o alelos o genes particulares producen variaciones en las características heredadas, como el color de los ojos o el grupo sanguíneo. En este caso, las variaciones son en el gen APOE que dirige la producción de apolipoproteína E, una proteína que ayuda a llevar el colesterol de la sangre a través de todo el cuerpo, además de otras funciones. Se ha encontrado en las neuronas y otras células del soporte cerebral (llamadas glia) de cerebros sanos, pero está también asociada con las cantidades en exceso de las placas de personas con Alzheimer.


Los investigadores están interesados en tres alelos comunes del gen APOE: e2, e3 y e4. El riesgo aumenta si se hereda el alelo APOE e4. Cuantos más alelos APOE e4 herede una persona, disminuye la edad en que se desarrolla la enfermedad. El alelo, relativamente raro APOE e2 puede proteger a alguna personas de la enfermedad: parece que está asociado con un menor riesgo de padecer Alzheimer y de tenerlo a una edad más avanzada. APOE e3 es la versión más común y tiene un papel neutro en el riesgo de Alzheimer.

La herencia de uno o dos de los alelos APOE e4 no predice con certeza que se vaya a padecer la enfermedad. Se puede desarrollar la enfermedad sin poseer un alelo de estas características, o al revés, padecer la enfermedad sin el alelo.
(Vía)

Las placas de amiloide y los nudos neurofibrilares son las principales características de la enfermedad. Las placas son depósitos densos de material proteínico y celular fuera y alrededor de las células neuronales del cerebro. Los nudos están formados por fibras retorcidas que se construyen en el interior de las neuronas. Los científicos conocen estas placas y nudos desde 1906 cuando se describió por primera vez la enfermedad. La investigación posterior han revelado mucho acerca de su composición, su formación y las funciones en el desarrollo del Alzheimer. La deposición de amiloide en la formación de placas se piensa que desencadena la cascada de eventos de la patología. El amiloide ahora se piensa que es una Diana crítica para el tratamiento eventual. La primera evidencia de que el amiloide produce esta enfermedad viene de estudios genéticos en los cuales mutaciones de APP, PS1, PS2 y APOE e4 (los genes identificados hasta ahora como causantes de Alzheimer) que facilitan la acumulación de amiloide.
Según progresa la enfermedad, las células neuronales en bastantes áreas del cerebro se contraen y mueren, incluyendo las células productoras de neurotransmisores, los mensajeros químicos relacionados con las señales cerebrales transmitidas de una neurona a otra. La acetilcolina es el neurotransmisor deficiente en Alzheimer. Como las neuronas continúan muriendo, el cerebro mismo se contrae y los surcos alrededor de su superficie se alisan.

Referencias

http://www.alzinfo.org


Este post participa en el XVI Carnaval de Biología, alojado por @moigaren en El Blog Falsable

5 comentarios:

  1. Un análisis muy profundo e interesante de una enfermedad aterradora. Sólo pensar en dejar de ser mientras el cuerpo permanece siento como un vacío, pero hay que ser consciente de que existe y de que es la ciencia la que debe luchar contra ello. Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Como decía al principio del post es una enfermedad que tuvo mi bisabuela y mi abuela (que es el abuelo del vídeo) tiene un principio que avanza a pasos agigantados. Voy a ir a un congreso multidisciplinar de Enfermedades Neurodegenerativas, igual escribo más a la vuelta...
      Por ciero, ya sé que si soy profesora, me "actualizaré" la química con tus vídeos, ¡qué gozada!

      Eliminar
  2. Enhorabuena por la entrada. Muy currada y de mucha calidad. Se nota que cada día te vuelves más crítica, lees más y te pones al día muy rápidamente.

    Un par de apuntes. La APOE, se llama Apolipoproteína, y no Apoliproteína. Supongo que habrá sido una errata. Es cierto que se ha relacionado la enfermedad de alzheimer con diversas circunstancias de estabilidad y dinámica de membranas. De ahí la implicación de proteínas tipo APO en la enfermedad, pero a mi modo de verlo (y el de muchos médicos e investigadores en la actualidad) el Alzheimer es más bien un síntoma, un efecto secundario más que una enfermedad causal en si. Es decir, la pérdida de memoria y todo el proceso conocido como alzheimer sería más bien la consecuencia de una enfermedad subyacente y aún desconocida que podía dar lugar tanto al alzheimer como a otras enfermedades. Es en realidad la acumulación de la proteína amieloide la que produce los síntomas y se conocen casos de gente con bastante proteína acumulada y sin efecto aparente (han podido morir de otra cosa, pero no de eso). Con lo que efectivamente nos enfrentamos con algo mucho más complejo que lo que se cuenta por ahora en los libros de textos e incluso en las publicaciones científicas mas conocidas.

    A mi modo de ver, las terapias monoclonales contra proteínas amieloides solo conseguirán retrasar lo inevitable porque no subsanan la raíz misma del problema. Pero esto es solo mi opinión. Según yo, el alzheimer común (no el temprano o familiar, ese es otro tema) así como el cáncer, no son más que el efecto del envejecimiento. Consideramos a un hombre con 60 años es joven sin darnos cuenta de que en realidad, a nivel natural y sino fuera por la medicina... sería tremendamente viejo.

    ResponderEliminar
  3. PERO POR SUPUESTO Y ANTE TODO....(QUE SE ME PASA Y NO LO ESCRIBO)Te felicito por la entrada. Has conseguido explicar bastante bien, rigurosamente y de una forma amena en que consiste esta tremenda enfermedad. El vídeo me ha parecido curioso (principiante jejej, porque aún puede mejorarse mucho) pero muy bonito. Por cierto, tienes una voz muy bonita.

    Felicidades por tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corregido!!!

      Se agradecen los piropos xD

      Voy a asistir a unas Jornadas de Enfermedades Neurodegenerativas en Madrid, y supongo que aprenderé y lo pasaré al blog.

      Soy bastante consciente de que es una enfermedad de difícil y de peor tratamiento: a mi abuela no le hacen nada los dichosos parchecillos. Además, ella no tiene placas de amiloide en el cerebro, así que el diagnóstico ha sido de "posible principio de Alzheimer" lo que hace que mis tíos que no conviven en el día a día con ella se muestren escépticos.

      Puede ser que sea envejecimiento... Hoy en día consideramos que una persona con 70 años que tenga pérdidas de memoria (el caso de mi abuela y bisabuela) no es normal... A ver qué va pasando en la familia :)

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?