miércoles, 15 de febrero de 2012

Periodismo científico


 En clase de Catálisis Heterogénea tuvimos la suerte de tener como profesor a uno de los catedráticos mayores de España, que tenía un sentido común aplastante. En una de las clases dijo: “Para hablar de ciencia, tienen que salir periodistas de entre los científicos, porque ¿ven? Esto sí es una definición bien hecha, y no las tonterías que se leen en los periódicos. Pues ya se sabe que los periodistas no saben de ciencia, tendría que haber una asignatura en Químicas que fuera periodismo científico.”

No son palabras textuales pero sí la idea de fondo... No pretendo (y me imagino que él tampoco) atacar a los periodistas. Comunicar ciencia no es fácil. La ciencia utiliza tecnicismos, palabras que si no eres un experto no se entienden bien. No es culpa de los periodistas que no sepan comunicar la ciencia. Es el científico quien debe desarrollar dotes pedagógicas y de comunicación para acercar la ciencia a la gente corriente. Quizá lo que se requiera del periodista en este caso es respetar lo que el científico dice. Poniendo un ejemplo, mi profesor de Física II trabaja en el comportamiento de medios granulares. Su equipo consigue que una de sus máquinas viaje en un avión de gravedad cero. Gran noticia que quieren que aparezca en el periódico. Problema: ¿cómo titulamos la noticia? Tras varias propuestas del profesor al periodista que le llamaba por esta cuestión sale al día siguiente: “Comiendo cereales en el espacio”.

Sí, hace gracia. Pero también da pena. Para comunicar ciencia me temo que hay que prescindir de los reclamos publicitarios, de los titulares impactantes... Es cierto que el científico debe adaptar su lenguaje para ser entendido, pero igualmente cierto es que el periodista no debe manipular el lenguaje para hacerlo más atractivo. La ciencia es lo que es. Y yo digo que es bella, pero sin necesidad de adornarla. Los científicos debemos aprender a comunicarla y cuando lo consigamos quizá habremos conseguido que nuestros amigos periodistas se sorprendan de la belleza inherente a la ciencia.
http://1.bp.blogspot.com/-ZbBFuKhR7vk/TX-3a6sM0HI/AAAAAAAACws/65heUcw9cAU/s1600/periodico.jpg

2 comentarios:

  1. Por fin gente sensata, hablando de cosas sensatas. Si tú te dedicas a Greenpeace, yo quizá monte una agencia de comunicación científica. No me disgusta la idea.

    ResponderEliminar
  2. Es parte de nuestra idea: Consultoría y Educación Ambiental, jaja

    ResponderEliminar

¿Cómo terminar una historia?