sábado, 10 de marzo de 2012

Una experiencia única

Hoy he participado en Kalon. La necesidad de lo inútil, el I Congreso Internacional de Filosofía organizado por Filosofía joven. Ha sido muy interesante todas las ponencias que se han expuesto, la introducción a fluxpics, y los debates de después. Espero que se convierta en tradición de la Universidad de Navarra, porque ha sido una gran experiencia, y si da pena, es que los que ahora nos gobiernan en este país no compartan las ideas que se han desarrollado hoy o que piensen que los jóvenes no pensamos y no nos preocupan temas como la política, el arte, el concepto de belleza.

Me he encontrado, yo química, defendiendo una ponencia sobre biología (Biomimesis. El arte de la Naturaleza) en un congreso filosófico. Una extraña coincidencia: mis amigas de la ponencia me ceden el honor de defender la ponencia por imposibilidad de venir a Pamplona o por mi amor a la filosofía... Nos echan de otro congreso por no ser alumnas, sino antiguas alumnas de la Universidad... El caso es que aunque no me gusta hablar en público, he disfrutado mucho en Kalon, compartiendo lo que pienso, lo que me gusta la ciencia en un ambiente abierto de escucha y debate. Porque yo he ido a defender la necesidad de lo útil, y la belleza de lo útil, la intradisciplinariedad entre ciencias humanas y experimentales, la teoría de la evolución,..., y a nadie le ha parecido mal. ¡Genial!

Que quede esta entrada como homenaje a Filosofía Joven, y a mis compañeras de ponencia.

7 comentarios:

  1. ¡Ha estado genial! ¡En todo sentido! Tanto el congreso en general como vuestra ponencia. Realmente, también para mí, ha sido toda una experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Y una vez más, reitero la pena tan grande que tengo dentro por no haber podido ir, y darte todo mi apoyo moral (o incluso sustituirte allá arriba). Además, me he quedado sin oír a mi ilustre rival en lo que a libros se refiere, es decir, al insigne Duque de Camelot (tengo que actualizar la lista, no te pienses que estoy a lectora).

    ResponderEliminar
  3. Creo que es mucho más común que los científicos se acerquen al mundo humanista que al contrario, pero de ahí a presentarse en un congreso de Filosofía... ¡eso sí que tiene mérito!

    Lo cierto es que todos aprendimos mucho. Fue un ejercicio de interdisciplinariedad auténtico. También estuvo muy bien el contrapunto de la belleza de lo útil. Ahora bien, se me quedó en el tintero apuntar que si el diseñador del tren de alta velocidad no hubiera ido a algo tan "inútil" como una charla de ornitología, quizá no hubiera descubierto o hubiera tardado más en descubrir el mejor modo de insonorización.

    Os seguimos esperando en www.forofilosofiajoven.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja
      tienes razón... No será la última vez que hable del congreso en mi blog. Me habéis dado mucho en que pensar... ¿Puede lo inútil librarnos de lo superfluo? Esa pregunta la tengo atornillada.
      Y como soy mujer de ideas fijas, sigo empeñada en mostrar lo bonita que es la ciencia y la belleza de lo útil...

      Eliminar
  4. Sinceramente, he evolucionado mucho gracias a tu ponencia. ¡Muchas gracias por participar, fue un privilegio escucharte! Un saludo, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, tú me has enseñado algo más importante: la importancia de escuchar y de respetar. A veces me paso de radical... Gracias

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?