jueves, 15 de diciembre de 2011

El secreto


Extraña sensación
de perplejidad.
La cuestión humana
no tiene solución matemática.

Ante un problema insoluble
se queda quieto,
pensando...
¿Cuándo acabará esto?,
¿cuándo acabará todo?

Y no se conforma
con que no haya respuesta.
Quiere inmediatez
sin dobleces ni engaños.

Se agita turbulentamente,
se remueve incómodo
en su condición mortal,
aspira a más, a ser poeta
de su propia alma.

Quiere pintar en arcoiris,
quiere escribir sentimientos,
quizá se pare a contemplar
los juegos de unos niños
en un patio.

Intuyendo que ahí
se concentran
agujeros negros y supernovas
de estrellas que vivieron
en un firmamento
en otro tiempo.

Quiere encontrar
la relación que le impulse
más allá de sí mismo,
quizá a otro tú
u otro yo.
No lo tiene claro.

Y suspira
en una noche eterna
por lograr la comprensión,
ansiando ser feliz
mientras mira la felicidad
de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?