jueves, 22 de diciembre de 2011

Piensa en verde...


Tengo la sensación de que todos estamos hartos de que nos hablen de reciclar... Y no debería ser así. Hay que cambiar el punto de vista. Hay que despolitizar el término reciclaje, quitarle las connotaciones de “¡qué pesados, otra vez con el reciclaje!”, “si no sirve para nada...”, “si nadie lo hace...”.

            Yo también he pensado todas esas cosas, y sin embargo, ahora desde un punto de vista exclusivamente científico digo: SÍ SIRVE. La acción descontrolada del hombre sobre la naturaleza puede provocar y provoca graves daños en el medioambiente que a la larga, afectarán a la calidad de vida de la humanidad. Pero, como ser pensante, el hombre no solo es parte del problema sino que tiene la solución en sus manos. Esos mismos procesos que contaminan, también tienen procesos que descontaminan.

            Antes de seguir, decir que el título de esta entrada no es de mi inventiva, sino que lo utilizó una profesora de la Universidad de Navarra en una conferencia sobre reciclaje (creo que ahí empecé a cambiar mi visión...).

            Me preocupa el medio ambiente. Al margen de visiones catastrofistas sobre el calentamiento global y la destrucción del ozono, es cierto que la actividad industrial daña el medio ambiente. Pero, como ya he dicho, también se investiga para paliar este daño: buscando energías menos contaminantes, “más verdes”. Económicamente incluso interesa sustentarse sobre las energías renovables siempre que sean sostenibles, porque “no renovable” implica que se acabará...

            En estos años que he cursado distintas asignaturas relacionadas más o menos con el medio ambiente, me han quedado claras varias cosas. En primer lugar, que la naturaleza es muy lista, está regulada por leyes que aseguran su supervivencia frente a la contaminación. Es decir, que cualquier medio receptor de contaminantes como la atmósfera, las aguas o los suelos tiene cierta capacidad autodepurativa. Esto quiere decir que en esos medios viven microorganismos capaces de degradar los contaminantes. ¡Qué pasada!, ¿verdad?

            Con el aumento demográfico y de las prácticas industriales hemos sobrepasado esa capacidad autodepurativa de los medios receptores. Con esto no pretendo defender posturas neo-malthusianas. Estoy a favor del aumento poblacional, pero también hay que meter cabeza en los problemas que generamos para tratar de resolverlos.

            En segundo lugar, muchas de las tecnologías descontaminantes se basan en los mismos principios de la naturaleza. Lo que resulta muy lógico ya que si han servido hasta ahora... Como ejemplo, en las depuradoras se tratan las aguas residuales en balsas con microorganismos que degradan la materia orgánica. Otro aspecto interesante, es que no se descontamina el agua al 100%, resultaría muy caro y les quitaríamos el trabajo a los microorganismos del río al que se vierten las aguas tratadas. Es decir, en los procesos de descontaminación se cuenta también con la capacidad de la naturaleza.

            Además, en las iniciativas de descontaminación, se busca aprovechar al máximo el rendimiento energético. Así, los lodos o fangos de depuradoras (provenientes de los sólidos espesados) se llevan a digestión anaerobia para obtener un biogás empleable como energía eléctrica, o bien se llevan a compostaje para obtener abonos de alta calidad.

            En la entrada de los polímeros ya hablamos de la jerarquía de las 3 R: reutilización, reciclaje y recuperación. La opción peor es el vertido, pero incluso los vertederos tienen una normativa a seguir para garantizar la salud y la protección medioambiental. Todo vertedero debe distribuirse para alargar su vida de utilización, y una vez terminada, recubrirse con tierra, y controlarlo hasta que deje de emitir gases, y sea un lugar seguro. Y, aunque parezca mentira, con nuestro pequeño reciclaje estamos colaborando a aumentar la vida media de los vertederos. Así que, ¡manos a la obra!

1 comentario:

  1. Habla de esto a Miguel. Seguro que le emociona... Con lo que ha disfrutado estudiando la asignatura de medio ambiente...

    ResponderEliminar

¿Cómo terminar una historia?