sábado, 18 de febrero de 2012

Hombres de ciencia, hombres de fe


http://image.casadellibro.com/libros/0/hombres-de-ciencia-hombres-de-fe-ebook-9788432138799.jpg
Recomiendo este libro de Ángel Guerra, porque al menos para mí, resulta interesante el enfoque que da a temas tan actuales y candentes, como las relaciones entre ciencia y fe, el evolucionismo, la ciencia como visión global de la realidad y no como conjunto de partes, la dignidad del ser humano en las relaciones con sus congéneres y con el medio ambiente,...

Para mí ha resultado especialmente novedoso la concepción del autor de una Naturaleza que se rige por una evolución dirigida, que forma parte con su mecanismo de prueba-error-acierto de la Providencia divina del Creador. Es una idea profunda para ser reflexionada. Según la entiendo yo implica que el Ser increado que crea la materia la dota de leyes intrínsecas capaces de evolucionar hasta formar una base lo suficientemente buena para conferirle inteligencia y voluntad: crear al hombre a imagen y semejanza de Dios. Es darle la vuelta al darwinismo más materialista.

Además, resulta alentador que ciencia y fe no estén reñidos, como el autor defiende con casos de personas de las más variadas disciplinas de la ciencia que, a la vez, no descuidaron sus deberes de estado (religiosos o de matrimonio), siendo el caso que algunos son santos de la Iglesia católica, y otros están en proceso de Beatificación. Es una pena, en mi opinión, que en el libro solo haya el ejemplo de un luterano y de una judía. Yo hubiera agradecido más variedad de credos, pero, en fin, es un resultado muy bueno. Aunque, me pareció un poco tediosa la parte de los cefalopodos..., y no comparto ciertas opiniones del autor acerca de la homeopatía o de los transgénicos. Tengo grabado en la cabeza e cuando estudié Química Farmacéutica en la carrera, que el profesor nos habló de que quizá la medicina occidental no está bien orientada, y que deberíamos aprender más de las tradiciones orientales. Lo explico con el mismo ejemplo que puso él en clase: si me aprietan los zapatos y me duelen los pies me puedo tomar una pastilla que me quite el dolor, pero no estoy “curando” porque el problema está en el número de pie de los zapatos. La medicina combate el efecto (dolor de cabeza, fiebre, etc.), pero muchas veces no va a la causa.

Para terminar, dejo aquí algunos nombre de científicos que fueron también hombres de fe. De algunos ya hemos hablado en anteriores entradas, otros como Jerôme Lejeune se merecen una entrada propia. En cualquier caso, las ideas del autor me dan pie para otras entradas que trataré próximamente. Los hombres y mujeres de los que habla el libro son: los matemáticos y físicos Georges Henri Lemaître precursor de la teoría del Big Bang, Boris Boscovich precursor de la primera teoría atómica, Nicolás Steno padre de la Geología, el padre Marie-Joseph Lagrange que impulsó en Jerusalén la primera escuela que empleaba el método histórico-crítico para el estudio de las Sagradas Escrituras, Gregor Mendel padre de la Genética, Alfred R. Wallace que junto a Darwin formuló la teoría de la evolución, otros físicos como Kepler, Newton y Faraday, matemáticos como Euler, Gauss, Nicolás de Cusa, María Gaetana Agnesi, Pascal, químicos como Boyle, San Alberto Magno patrón de las Ciencias y José María Albareda, médicos como Jerôme Lejeune, Hildegarda de Bingen, José Celestino Mutis y Bosio, Giovanni Battista Morgagni, Lazzaro Spallanzani, Eduardo Ortiz de Landazuri y José Gregorio Hernández Cisneros y Rosalyn S. Yalow.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cómo terminar una historia?